sábado, agosto 07, 2010

Daredevil: Guardian Devil


La reciente controversia debido al trabajo de Kevin Smith en Batman: Widening Gyre (explicada con detalles aquí) me motivó a darle una nueva leída al trabajo de este autor con Daredevil, en el arco que, discutiblemente, revitalizó al personaje a fines de los 90s y lo preparó para el genial trabajo de Brian Michael Bendis y Alex Maleev.
La trama se puede resumir en: Daredevil queda al cuidado de un bebé que podría ser el mesías o el anticristo, poniendo en duda su catolicismo y de pasó su fortaleza debido a que él, Karen Page y Foggie Nelson están atravezando situaciones que llevan a la destrucción de su vida (a Karen se le diagnostica SIDA, Foggie es acusado de asesinato y su esposa le pide el divorcio).
Inicialmente este post iba a enfocarse en los numerosos defectos de esta historia, como la innecesaria muerte de Karen Page o la revelación de Mysterio como el villano que está detrás de todo, a pesar de no ser verdaderamente un enemigo de Daredevil. Sin embargo, creo que esta mediocre historia (o pasable si es que quiero ser optimista), se hace más interesante cuando el lector se da cuenta del nivel adicional que tiene.
Todo autor de Daredevil sabe que nunca va a poder escapar de la sombra de Miller; algunos  como Ann Nocenti o Karl Kesel le brindan sus propias ideas al personaje, evitando imitar el estilo de Miller; otros, DG Chichester, intentan superar las historias de Miller y evidentemente fracasan. En Guardian Devil Kevin Smith juega con esa noción y nos presenta una historia que está claramente inspirada en la muerte de Elektra y en Born Again, pero para darle un nivel más interesante a su historia, para hacer que tenga ese toque personal, Smith reconoce, a través de Mysterio, que él simplemente esta copiando la fórmula creada y perfeccionada por Frank Miller; así como Mysterio está emulando a Kraven y al Kingpin, Smith está emulando a Miller, se reconoce a sí mismo como una mala imitación del genio.

Guardian Devil es una historia con altibajos; los diálogos entre Daredevil y Black Widow y Daredevil y Spider-Man demuestran que a pesar de todo, Smith es un escritor talentoso, sobretodo escribiendo acerca de relaciones, como se puede apreciar en sus películas. Además, el arte de Joe Quesada es sorprendemente bueno, muy alejado de los horribles diseños que tuvimos que ver en One More Day. Lamentablemente, no mucho más se puede decir a favor de Guardian Devil, simplemente es una historia más de las tantas que han habido sobre Daredevil y que Smith sea consciente de ello no la hace mejor, sólo relativamente más interesante.