jueves, julio 29, 2010

Batman: Gotham by Gaslight



Después de una no muy productiva visita a la Feria Internacional del Libro este fin de semana, decidí gastar mi presupuesto para libros en un cómic, por lo que pasé por Geek Store en el CC Arenales para ver qué novedades en TPB ofrecía. Si bien casi todo estaba lejos de mi alcance (ya que no había planeado gastar mucho en comics o libros este mes), había un comic que sí podía comprar, Batman: Gotham by Gaslight (la edición en español de Editorial Norma), el cual, tras un rato de dubitación, terminé comprando debido a que contaba con el genial arte de Mike Mignola.
Normalmente no me arriesgo a comprar comics sobre los que no tenga referencias positivas, pero estoy agradecido de haberlo hecho en esta ocasión, no sólo porque Gotham by Gaslight es oficialmente la primera historia de Elseworlds (básicamente la versión DC de los What If de Marvel), sino porque, en general, es una muy buena historia a pesar de su simpleza.
La premisa de Gotham by Gaslight se puede resumir básicamente en "Batman contra Jack el Destripador" y ciertamente no llega a ser una obra demasiado profunda en su exploración del tema, pero gracias a un manejo ingenioso del ambiente en el que desarrolla y de los personajes, además del genial arte de Mike Mignola, Gotham by Gaslight, si bien no llega a tener el impacto de Year One o Dark Knight Returns, es un comic altamente recomendable para quien quiere leer una interesante historia de Batman.

domingo, julio 25, 2010

Land of the Dead

Tras haber visto el genial trailer para la serie de TV de The Walking Dead, decidí darle una oportunidad a Land of the Dead, la cuarta película de la saga de zombies creada por el "genial" George Romero. Lamentablemente, después de tres películas buenas acerca de zombies con algo de comentario social, Romero ha perdido ese elemento que hacía que sus películas sean diferentes al resto de filmes de terror y se convirtieran en clásicos del género, particularmente Dawn of the Dead.
Dejando las sutilezas de lado, Romero establece en Land of the Dead una diferenciación clara entre la clase alta y la clase baja, jugando con los viejos clichés del materialismo y la degeneración (pero nobleza/astucia) que suelen tener este tipo de historias. Si bien las películas clásicas de Romero incluían ciertos elementos de crítica social, en particular a la falta de cooperación entre las personas y el materialismo, en este caso su  trabajo es tan poco sutil que el efecto de película de zombies se pierde entre el mensaje (no muy bien expresado por cierto) de que el materialismo y las divisiones sociales son malos.
No obstante, si por lo menos el apocalipsis zombie fuera presentado de una buena manera, podría perdonarse la falta de sutileza de Romero. Ese no es el caso en esta película. El género de historias de zombies puede dividirse en aquellas que se enfocan en los héroes matando a los zombies de manera emocionante o ingeniosa (como Zombieland), aquellos que se enfocan en los personajes humanos y el impacto dramático que tienen los muertos vivientes sobre ellos (como en The Walking Dead, Dawn of the Dead,  28 Days Later o World War Z) y aquellos que se enfocan en zombies matando humanos (Return of the Living Dead); debo admitir que la segunda categoría es mi favorita (y por ello espero con ansias cada nuevo número de The Walking Dead y el inicio de la serie de TV) y la tercera es la que menos llama mi atención (aunque puedo reconocer su atractivo).
Al hacer a los zombies más inteligentes, Land of the Dead se acerca más a esta tercera categoría, pero su efectividad como este tipo de filme se pierde gracias a que intenta también presentar un "importante" mensaje acerca del materialismo que perjudica el "entretenimiento" que para algunos puede proveer la completa impotencia de los humanos ante el holocausto zombie.

Romero hace mucho que ha perdido ese elemento especial que lo hizo uno de los cineastas de terror más interesantes y que ha hecho de sus filmes verdaderos clásicos del cine y esta película es una muestra perfecta. Definitivamente no es un mal filme, tiene escenas particularmente emocionantes y como todo filme de terror del género, mantiene al espectador a la expectativa de lo que va a pasar, pero sus debilidades le perjudican más de lo que es soportable y hacen de este un filme mediocre y completamente olvidable.