domingo, mayo 16, 2010

Siege



Fueron tres los cómics que hicieron que quedara enganchado de este medio en los últimos años, Marvel 1602 de Neil Gaiman, Y:the Last Man de Brian K. Vaughan y Ultimate Spider-Man de Brian Michael Bendis. Gracias a su trabajo en el universo Ultimate, Bendis se convirtió rápidamente en uno de mis autores favoritos; su estilo ingenioso al presentar a un Spider-Man más moderno, pero que conservaba la esencia del personaje clásico me parecía genial y mucho más fresco que intentar leer los últimos años de la continuidad de Amazing Spider-Man (cosa que eventualmente hice gracias a Cómics21). Años más tarde, cuando me interesé en Daredevil, leer el trabajo de Bendis me hizo desafíar en cierto modo el axioma de que nadie puede escribir tan bien a Daredevil como Frank Miller.
Si bien el trabajo de Bendis sigue siendo excelente en Ultimate Spider-Man (al punto que es un poco perturbador lo bien que escribe el diálogo de los adolescentes), su trabajo más "mainstream" en cómics como New Avengers ha sido mediocre en la mayoría de los casos.  Lamentablemente, esta mediocridad mainstream a la que nos veíamos sujetos los seguidores de Bendis ha llegado a su punto "máximo" con Siege, el gran evento de Marvel de este año (que involucraba una ilegal guerra iniciada por Norman Osborn en contra de los habitantes de Asgard) que no sólo prometía ser el final de esta oscura era que empezara con Avengers Dissasembled y llegara al momento más deprimente con Dark Reign, sino también, en consecuencia, sería el evento que iniciaría la Heroic Age, una era donde los héroes son verdaderamente heroicos, donde los enemigos son los supervillanos y no otros súperheroes, en fin, una era que regresaría a las raíces de los cómics de súperheroes. Tomando en cuenta dicha finalidad, yo no podía esperar a que Siege terminara pues, si bien he disfrutado algunos cómics mainstream durante estos años, un cambio de aire siempre es bueno.
El problema con Siege yace en que es evidente que Bendis no intentó hacer de este evento el gran final de los últimos años del universo Marvel, sino simplemente una transición apresurada, llena de secuencias de acción de escaso significado, explosiones y destrucción que traen muy pocas consecuencias, y en general, una trama completamente innecesaria que se extendió por cinco meses cuando pudo haber sido resuelta en uno o dos. Siege promete ser el equivalente comiquero al blockbuster de verano que exige que el público apague su cerebro para disfrutarlo, pero ni siquiera llega a ese nivel; más allá de algunos momentos en sus tie-ins (particularmente The Initiative, Thunderbolts y Siege: Loki), este ha sido el evento más intrascendente de Marvel, más allá de servir de "final" para el Dark Reign.
Desde hace unos años Bendis ha sido la persona que ha establecido la dirección del universo Marvel (así como Geoff Johns tiene este rol en DC) y ha hecho un trabajo mediocre, como ya mencioné en mi crítica de Secret Invasion. No obsante, lo más preocupante no es que eventos como Siege o cómics como New Avengers carezcan de ese nivel de calidad que deberían tener los grandes eventos o los títulos insignia de la editorial, sino que alguien tan talentoso como Bendis pueda  crear un producto tan insípido y frustrante como Siege, mientras que en la misma semana pueda publicar dos trabajos excelentes como New Avengers Finale o Ultimate Spider-Man; sólo espero que la Heroic Age traiga de vuelta al mainstream al Brian Michael Bendis que escribió algunos de mis cómics favoritos de Daredevil y que logró que me interesara de nuevo en este medio, ojala su trabajo en Avengers y New Avengers a partir del próximo mes sirva para redimirlo.

No hay comentarios.: