miércoles, diciembre 08, 2010

Comics21 en el 2010

Como todos los seguidores de Comics21 sabemos, hoy se publicó el que sería el último cómic del año por parte de esta iniciativa, lo que me motiva a escribir este artículo en el que intento analizar qué tal le fue a este proyecto durante el año.

De entrada debo decir que el principal problema del proyecto de Comics21 durante este año ha sido la sorprendente falta de rumbo del proyecto. Quienes nos entusiasmamos el año pasado cuandoPeru21 anunció lo que se venía para el 2010 (reseñando también aquí) tuvimos un buen inicio de año con Astonishing X-Men (y Fallen Son y Wolverine Evolution, para quienes creen que Loeb es un escritor decente), pero luego la situación se puso preocupante cuando se omitió Invincible Iron Man: Execute Program y se cortó la publicación de Giant Size Astonishing X-Men en dos partes, una de las decisiones más molestas que Comics21 tomó debido a que era completamente innecesario (considerando que el año pasado juntaron los números de las sagas Wolverine Enemy of the State/Agent of SHIELD y se aumentó el precio por esos números).

A medida que el año avanzaba se hacía más evidente la improvisación de Comics21, en especial cuando en lugar de seguir con lo prometido (como Ultimates u Old Man Logan), vimos el "sorpresivo" regreso de Amazing Spider-Man con los primeros números de Brand New Day. Si bien era algo relativamente esperable, en vista de que es el cómic más característico de Comics21, la bajísima calidad de esas historias hacía que su compra fuera más una cuestion de coleccionismo que un verdadero interés en el cómic.Lo peor de todo fue cortaran el arco Peter Parker Paparazzi durante más de un mes antes de publicar su conclusión hace un par de semanas, seguida de tres mediocres números más que nos llevaban a un pésimo cierre del año. Afortunadamente, si el proyecto continúa en el 2011, sólo tendremos que soportar el arco Kraven's First Hunt antes de, finalmente, entrar a algo bueno con New Ways to Die.

Sin embargo, lo peor de todo fue que en cierto punto del año, simplemente se suspendió la publicación de cómics los miércoles, dejándonos únicamente los del sábado (con la inesperada publicación de New Avngers, comic poco destacable en lo que respecta a calidad, pero por lo menos mejor que los de Loeb que se publicaron a principios de año). No sé si finalmente le hicieron caso a quienes se quejaban hace un año por la publicación de dos comics a la semana, si es que esto tenía que ver con las figuras de DC que El Comercio también sacaba los miércoles (que coincidentemente, terminaron de salir una semana después de que regresaron los cómics de los miércoles) o simplemente Comics21 ya no tenía nada más para publicar este año por lo que hicieron lo posible para retrasar lo poco que tenían. Si es esta última opción, entonces se confirmarían los temores de muchos respecto a la poca posibilidad de que este proyecto continue el próximo año. 

Hace más de un año, los seguidores de este proyecto estabamos entusiasmados por lo que venía para el 2010, en especial porque demostraba que Peru21 tomaba este tema en serio. Un año después, tras una serie de publicaciones decepcionantes, comics "sorpresa" y escasa continuidad en las publicaciones hacen que todos temamos por el futuro de Comics21; espero que estemos equivocados.


sábado, agosto 07, 2010

Daredevil: Guardian Devil


La reciente controversia debido al trabajo de Kevin Smith en Batman: Widening Gyre (explicada con detalles aquí) me motivó a darle una nueva leída al trabajo de este autor con Daredevil, en el arco que, discutiblemente, revitalizó al personaje a fines de los 90s y lo preparó para el genial trabajo de Brian Michael Bendis y Alex Maleev.
La trama se puede resumir en: Daredevil queda al cuidado de un bebé que podría ser el mesías o el anticristo, poniendo en duda su catolicismo y de pasó su fortaleza debido a que él, Karen Page y Foggie Nelson están atravezando situaciones que llevan a la destrucción de su vida (a Karen se le diagnostica SIDA, Foggie es acusado de asesinato y su esposa le pide el divorcio).
Inicialmente este post iba a enfocarse en los numerosos defectos de esta historia, como la innecesaria muerte de Karen Page o la revelación de Mysterio como el villano que está detrás de todo, a pesar de no ser verdaderamente un enemigo de Daredevil. Sin embargo, creo que esta mediocre historia (o pasable si es que quiero ser optimista), se hace más interesante cuando el lector se da cuenta del nivel adicional que tiene.
Todo autor de Daredevil sabe que nunca va a poder escapar de la sombra de Miller; algunos  como Ann Nocenti o Karl Kesel le brindan sus propias ideas al personaje, evitando imitar el estilo de Miller; otros, DG Chichester, intentan superar las historias de Miller y evidentemente fracasan. En Guardian Devil Kevin Smith juega con esa noción y nos presenta una historia que está claramente inspirada en la muerte de Elektra y en Born Again, pero para darle un nivel más interesante a su historia, para hacer que tenga ese toque personal, Smith reconoce, a través de Mysterio, que él simplemente esta copiando la fórmula creada y perfeccionada por Frank Miller; así como Mysterio está emulando a Kraven y al Kingpin, Smith está emulando a Miller, se reconoce a sí mismo como una mala imitación del genio.

Guardian Devil es una historia con altibajos; los diálogos entre Daredevil y Black Widow y Daredevil y Spider-Man demuestran que a pesar de todo, Smith es un escritor talentoso, sobretodo escribiendo acerca de relaciones, como se puede apreciar en sus películas. Además, el arte de Joe Quesada es sorprendemente bueno, muy alejado de los horribles diseños que tuvimos que ver en One More Day. Lamentablemente, no mucho más se puede decir a favor de Guardian Devil, simplemente es una historia más de las tantas que han habido sobre Daredevil y que Smith sea consciente de ello no la hace mejor, sólo relativamente más interesante.

jueves, julio 29, 2010

Batman: Gotham by Gaslight



Después de una no muy productiva visita a la Feria Internacional del Libro este fin de semana, decidí gastar mi presupuesto para libros en un cómic, por lo que pasé por Geek Store en el CC Arenales para ver qué novedades en TPB ofrecía. Si bien casi todo estaba lejos de mi alcance (ya que no había planeado gastar mucho en comics o libros este mes), había un comic que sí podía comprar, Batman: Gotham by Gaslight (la edición en español de Editorial Norma), el cual, tras un rato de dubitación, terminé comprando debido a que contaba con el genial arte de Mike Mignola.
Normalmente no me arriesgo a comprar comics sobre los que no tenga referencias positivas, pero estoy agradecido de haberlo hecho en esta ocasión, no sólo porque Gotham by Gaslight es oficialmente la primera historia de Elseworlds (básicamente la versión DC de los What If de Marvel), sino porque, en general, es una muy buena historia a pesar de su simpleza.
La premisa de Gotham by Gaslight se puede resumir básicamente en "Batman contra Jack el Destripador" y ciertamente no llega a ser una obra demasiado profunda en su exploración del tema, pero gracias a un manejo ingenioso del ambiente en el que desarrolla y de los personajes, además del genial arte de Mike Mignola, Gotham by Gaslight, si bien no llega a tener el impacto de Year One o Dark Knight Returns, es un comic altamente recomendable para quien quiere leer una interesante historia de Batman.

domingo, julio 25, 2010

Land of the Dead

Tras haber visto el genial trailer para la serie de TV de The Walking Dead, decidí darle una oportunidad a Land of the Dead, la cuarta película de la saga de zombies creada por el "genial" George Romero. Lamentablemente, después de tres películas buenas acerca de zombies con algo de comentario social, Romero ha perdido ese elemento que hacía que sus películas sean diferentes al resto de filmes de terror y se convirtieran en clásicos del género, particularmente Dawn of the Dead.
Dejando las sutilezas de lado, Romero establece en Land of the Dead una diferenciación clara entre la clase alta y la clase baja, jugando con los viejos clichés del materialismo y la degeneración (pero nobleza/astucia) que suelen tener este tipo de historias. Si bien las películas clásicas de Romero incluían ciertos elementos de crítica social, en particular a la falta de cooperación entre las personas y el materialismo, en este caso su  trabajo es tan poco sutil que el efecto de película de zombies se pierde entre el mensaje (no muy bien expresado por cierto) de que el materialismo y las divisiones sociales son malos.
No obstante, si por lo menos el apocalipsis zombie fuera presentado de una buena manera, podría perdonarse la falta de sutileza de Romero. Ese no es el caso en esta película. El género de historias de zombies puede dividirse en aquellas que se enfocan en los héroes matando a los zombies de manera emocionante o ingeniosa (como Zombieland), aquellos que se enfocan en los personajes humanos y el impacto dramático que tienen los muertos vivientes sobre ellos (como en The Walking Dead, Dawn of the Dead,  28 Days Later o World War Z) y aquellos que se enfocan en zombies matando humanos (Return of the Living Dead); debo admitir que la segunda categoría es mi favorita (y por ello espero con ansias cada nuevo número de The Walking Dead y el inicio de la serie de TV) y la tercera es la que menos llama mi atención (aunque puedo reconocer su atractivo).
Al hacer a los zombies más inteligentes, Land of the Dead se acerca más a esta tercera categoría, pero su efectividad como este tipo de filme se pierde gracias a que intenta también presentar un "importante" mensaje acerca del materialismo que perjudica el "entretenimiento" que para algunos puede proveer la completa impotencia de los humanos ante el holocausto zombie.

Romero hace mucho que ha perdido ese elemento especial que lo hizo uno de los cineastas de terror más interesantes y que ha hecho de sus filmes verdaderos clásicos del cine y esta película es una muestra perfecta. Definitivamente no es un mal filme, tiene escenas particularmente emocionantes y como todo filme de terror del género, mantiene al espectador a la expectativa de lo que va a pasar, pero sus debilidades le perjudican más de lo que es soportable y hacen de este un filme mediocre y completamente olvidable.

jueves, mayo 20, 2010

lunes, mayo 17, 2010

Second Coming Chapter 7


Comenzamos mal este capítulo de Second Coming, con la muerte de Vanisher, un ex-villano que recientemente había sido obligado a colaborar con los miembros de X-Force; Vanisher no es precisamente el mejor personaje entre todos los mutantes, pero por lo menos su actitud poco heroica y sarcástica era interesante, es una lástima que sigamos con las muerte chocantes para resaltar lo "serio" de este evento o la estrategia del villano.
Afortunadamente, el resto de este número se acerca a la calidad que tenía este evento durante su primera etapa, mostrando interesantes interacciones entre los personajes, sobre todo entre los New Mutants y entre Moonstar y Hope, además de la "muerte" (con un cyborg nunca se sabe) de Donald Pierce a manos de Cyclops, simplemente uno de los mejores momentos de este capítulo. No obstante, creo que lo que salva a este capítulo es que finalmente Hope recibe más caracterización y las páginas finales del comic prometen que el próximo capítulo seguirá esa trama. En general, no es un capítulo particularmente llamativo, pero por lo menos significa una mejora significativa sobre la semana pasada.

domingo, mayo 16, 2010

Siege



Fueron tres los cómics que hicieron que quedara enganchado de este medio en los últimos años, Marvel 1602 de Neil Gaiman, Y:the Last Man de Brian K. Vaughan y Ultimate Spider-Man de Brian Michael Bendis. Gracias a su trabajo en el universo Ultimate, Bendis se convirtió rápidamente en uno de mis autores favoritos; su estilo ingenioso al presentar a un Spider-Man más moderno, pero que conservaba la esencia del personaje clásico me parecía genial y mucho más fresco que intentar leer los últimos años de la continuidad de Amazing Spider-Man (cosa que eventualmente hice gracias a Cómics21). Años más tarde, cuando me interesé en Daredevil, leer el trabajo de Bendis me hizo desafíar en cierto modo el axioma de que nadie puede escribir tan bien a Daredevil como Frank Miller.
Si bien el trabajo de Bendis sigue siendo excelente en Ultimate Spider-Man (al punto que es un poco perturbador lo bien que escribe el diálogo de los adolescentes), su trabajo más "mainstream" en cómics como New Avengers ha sido mediocre en la mayoría de los casos.  Lamentablemente, esta mediocridad mainstream a la que nos veíamos sujetos los seguidores de Bendis ha llegado a su punto "máximo" con Siege, el gran evento de Marvel de este año (que involucraba una ilegal guerra iniciada por Norman Osborn en contra de los habitantes de Asgard) que no sólo prometía ser el final de esta oscura era que empezara con Avengers Dissasembled y llegara al momento más deprimente con Dark Reign, sino también, en consecuencia, sería el evento que iniciaría la Heroic Age, una era donde los héroes son verdaderamente heroicos, donde los enemigos son los supervillanos y no otros súperheroes, en fin, una era que regresaría a las raíces de los cómics de súperheroes. Tomando en cuenta dicha finalidad, yo no podía esperar a que Siege terminara pues, si bien he disfrutado algunos cómics mainstream durante estos años, un cambio de aire siempre es bueno.
El problema con Siege yace en que es evidente que Bendis no intentó hacer de este evento el gran final de los últimos años del universo Marvel, sino simplemente una transición apresurada, llena de secuencias de acción de escaso significado, explosiones y destrucción que traen muy pocas consecuencias, y en general, una trama completamente innecesaria que se extendió por cinco meses cuando pudo haber sido resuelta en uno o dos. Siege promete ser el equivalente comiquero al blockbuster de verano que exige que el público apague su cerebro para disfrutarlo, pero ni siquiera llega a ese nivel; más allá de algunos momentos en sus tie-ins (particularmente The Initiative, Thunderbolts y Siege: Loki), este ha sido el evento más intrascendente de Marvel, más allá de servir de "final" para el Dark Reign.
Desde hace unos años Bendis ha sido la persona que ha establecido la dirección del universo Marvel (así como Geoff Johns tiene este rol en DC) y ha hecho un trabajo mediocre, como ya mencioné en mi crítica de Secret Invasion. No obsante, lo más preocupante no es que eventos como Siege o cómics como New Avengers carezcan de ese nivel de calidad que deberían tener los grandes eventos o los títulos insignia de la editorial, sino que alguien tan talentoso como Bendis pueda  crear un producto tan insípido y frustrante como Siege, mientras que en la misma semana pueda publicar dos trabajos excelentes como New Avengers Finale o Ultimate Spider-Man; sólo espero que la Heroic Age traiga de vuelta al mainstream al Brian Michael Bendis que escribió algunos de mis cómics favoritos de Daredevil y que logró que me interesara de nuevo en este medio, ojala su trabajo en Avengers y New Avengers a partir del próximo mes sirva para redimirlo.

domingo, mayo 09, 2010

Second Coming Chapter 6


Quienes hayan leído su trabajo en Inmortal Iron Fist, Invincible Iron Man o Casanova, no me dejaran mentir  respecto a la calidad de los cómics que Matt Fraction escribe. Gracias a su estilo ingenioso y dinámico para contar historias, Fraction se ha ganado un lugar entre los mejores y más prometedores autores del momento. No obstante, como Ed Brubaker antes que él, su trabajo en Uncanny X-Men ha sido mediocre en comparación con otros títulos; tramas aburridas, malas caracterizaciones, abandono de personajes en favor de los que más le gustan y la pésima compañía del arte de Greg Land (o la mediocre del arte de los Dodson) han hecho que Uncanny X-Men sea uno de los menos esenciales trabajos de Fraction, lo cual es sorprendente, considerando el talento que ha demostrado en otros títulos.
Este capítulo de Second Coming sólo confirma lo que los lectores de UXM ya sabíamos, Matt Fraction no puede plasmar el nivel de calidad que tienen sus otros trabajos en los cómics de los mutantes. El impacto emocional de la muerte de Nightcrawler es manejado de manera mediocre en un funeral que no se compara con la calidad del número anterior, recurriendo a comentarios "ingeniosos" del resto de los X-Men y una de las peores actitudes de Beast que he visto en un cómic (que es una muestra del escaso cariño que le tiene Fraction al personaje). Más allá de algunos elementos de lo que se viene en el evento y las palabras de Wolverine, este capítulo signfica un gran bajón en un evento que hasta este punto se había mantenido en un nivel sorprendentemente bueno, es una lástima que Fraction no logre hacer un buen trabajo en este comic.

domingo, mayo 02, 2010

Second Coming Chapter 5


Finalmente, tras meses de promocionar de distintas maneras la muerte de uno de los miembros de los X-Men, en X-Force esta semana ocurrió y, sorprendiendo a absolutamente nadie, el X-Men que murió fue Nightcrawler. Ya he comentado mi fastidio ante esta técnica que suelen tomar los autores en los grandes eventos y sobretodo en el caso de este personaje, considerando que es uno de mis personajes de Marvel favoritos desde que lo vi en un episodio de la serie clásica de X-Men en los 90s. No obstante, tengo que admitir que la muerte de Nightcrawler es uno de los mejores momentos de un evento que, hasta ahora, ha demostrado una muy buena calidad.
Más allá de una secuencia inicial de Cable, Wolverine y su equipo causando una distracción, el enfoque de este capítulo estuvo en Rogue, Nightrcrawler y Hope tratando de llegar a la costa de San Francisco y esquivar a las tropas de Bastion. Su intento se ve abruptamente detenido ante el ataque directo de Bastion, quien logra noquear a Kurt y, tras un breve pero interesante combate, a Rogue. Cuando el villano se dispone a matar a Hope, Nightcrawler logra teletransportarse justo en medio del brazo de Bastion y, tratando de usar lo último de fuerzas que le queda, consigue teletransportarse a sí mismo y a Hope desde Las Vegas hasta Utopia, muriendo por la heridas antes de poder recibir alguna ayuda médica.
Si bien es una muerte casi innecesaria en un evento que no tenía nada que ver con el personaje y que no requería de su sacrificio, tengo que admitir que es uno de los mejores momentos del personaje y del evento en general. El guión de Kyle y Yost logró hacer que una muerte que es básicamente un artefacto para demostrar la seriedad del evento no sólo tenga peso emocional, sino que también responda de manera genial a la personalidad del personaje y le permite irse como un héroe, haciendo el máximo sacrificio por alguien en quien inicialmente no creía; todo ello acompañado del excelente arte de Mike Choi. A pesar de que la muerte de Nightcrawler es sólo un ejemplo más de los diversos problemas de los grandes eventos en el ambiente mainstream, por lo menos el trabajo del equipo en X-Force demostró que gracias a su talento, incluso un gimmick como éste puede hacerle justicia a uno de los mejores personajes de X-Men.


sábado, abril 24, 2010

Second Coming Chapter 4


Siguiendo la trama establecida por el número de la semana pasada, Second Coming continua con una calidad aceptable esta vez a manos de Mike Carey, quien desde Messiah Complex ha ido desarrollando un trabajo mucho más personal con Xavier y, más recientemente, con Rogue en X-Men: Legacy. Si bien el manejo de los personajes no me pareció particularmente bueno, salvo Rogue que es uno de los favoritos de Carey, nuevamente la manera como se desarrolla la trama, de modo fluido y lleno de acción, hacen de esta cuarta entrega una señal de que este evento definitivamente va por buen camino.
No obstante, como siempre, hay algunos problemas que deben ser resaltados. El problema más evidente es el "arte" de Greg Land. Land es uno de los más infames autores del momento por su constante uso del tracing, que es, en términos muy simples, calcar el trabajo de otros artistas o fotógrafos y luego modificarlo lo suficiente como para que encaje en la historia que está tratando de contar. El trabajo de Land se ha caracterizado por un uso excesivo del tracing, teniendo como sus peores ejemplos a la manera como dibuja a las mujeres (que todas parecen calcadas de diversas imágenes pornográficas); afortunadamente en Second Coming el trabajo de Land se ha mantenido relativamente libre de esos vicios.

domingo, abril 18, 2010

Second Coming Chapter 3


Zeb Wells no es un autor particularmente notable; más allá de trabajos menores, Wells no ha demostrado tener algo especial que lo distinga del resto de escritores de Marvel. No obstante, su trabajo en New Mutants, si bien no ha sido perfecto, por lo menos ha sido aceptable, revitalizando a un grupo de personajes que hace muchos años que no protagonizaban como grupo un comic.
Esta semana en Second Coming, Wells demuestra el (aparente por ahora) planeamiento del equipo de escritores de este evento (Kyle y Yost, Wells, Carey y Fraction); los eventos fluyen de manera natural y a pesar del enfoque generalizado del evento, el enfoque en los New Mutants no se siente forzado. El manejo de la acción es apropiado y el arte, a pesar de no ser suficientemente fluido, es aceptable.
Obviamente es muy pronto para calificar al evento en general, creo que por ahora va por buen camino; si los capítulos de transición como éste tienen este nivel de calidad, creo que podemos esperar resultados iguales para aquellos que traigan un verdadero desarrollo de la trama.

viernes, abril 16, 2010

Adiós Spectacular Spider-Man

Hace unos días fue anunciado que Spectacular Spider-Man (la más reciente serie animada de Spider-Man) había sido cancelada, lo cual confirmaba lo que muchos fans de la serie temíamos desde el final de la segunda temporada.
No puedo decir que Spectacular Spider-Man es la mejor serie animada de todos los tiempos ni nada parecido, pero definitivamente era un excelente ejemplo del talento de Greg Weisman (también creador de la que es, en mi opinión, la mejor serie animada americana de los últimos tiempos, Gargoyles) y una excelente muestra de que sí es posible contar las historias clásicas de Spider-Man de una manera inteligente y suficientemente ingeniosa. Es una verdadera lástima que la serie haya sido cancelada (al igual que Wolverine and the X-Men), pero supongo que sólo nos queda esperar a que Ultimate Spider-Man sea un digno sucesor. Para cerrar este breve comentario, quiero citar el mensaje que Weisman puso en su web, un claro ejemplo de cómo tomar con dignidad situaciones frustrantes como ésta:

The Spectacular Spider-Man

So...

I've heard nothing directly from Marvel, Disney or Sony, but I think the recent announcement that an "Ultimate Spider-Man" animated series is in the works at Marvel Animation, makes it fairly clear that The Spectacular Spider-Man is over.

I can't say that I'm surprised, but that doesn't mean I'm not disappointed. But guys... all of you so quick to rush to my defense (sometimes in the most heated of terms)... it's appreciated, of course, but not necessary. This is the business I've chosen to work in. It comes with the job.

Sure, I think Spectacular kicked some ass! But there's no reason to assume that Ultimate Spider-Man won't kick ass too! I'd recommend giving it a chance. I remember when we were first announced, a bunch of MTV Spider-Man fans were screaming about why they were creating a new series and not continuing that one. Heck, there were even a bunch of 90s Spider-Man the Animated Series fans who felt they should still be continuing THAT show. Some of those folks wound up giving us a chance. Some didn't, I'm sure. Some of those who loved those and other old Spidey series found they liked or loved Spectacular. Others didn't, I'm sure. But we found our audience, and now we've got nostalgia working on our side. But I wouldn't want Ultimate Spidey to be judged on anything other than itself. Because that's all I wanted for Spectacular.

It's just the way of things. I try to take the long view and be philosophical about it. Don't always succeed, but I try. I had more stories I was dying to tell, but anyone who's familiar with this website due to a certain series beginning with a "G" knows that this isn't the first series I've felt that way about. I rarely run out of tales to tell. I had more Spidey stories to tell. More Gargoyles stories to tell. More W.I.T.C.H. stories to tell. More Captain Atom stories to tell. More Starship Troopers stories to tell. Even more Max Steel stories to tell. And if and when I get a new series -- no matter how long it lasts -- I'll probably STILL have more stories of that puppy to tell too.

So I try to be grateful for what I did get. I got to tell 26 fun stories. And those led directly to me writing for The Amazing Spider-Man, which puts me in some pretty august company and fulfilled a life-long dream, even if it was only half of one issue. So it's all good.

For those who loved and will miss, alongside me and pretty much all of its cast and crew, The Spectacular Spider-Man, I appreciate all your support and kind words. Let's celebrate what we achieved and not stress over what we didn't get to do.

Thanks, everyone.

Greg Weisman
April, 2010
------------------

jueves, abril 08, 2010

X-Men: Second Coming Chapter 2


Un aspecto de este crossover que no comenté en el post anterior fue la muy publicitada muerte de un miembro de los X-Men; es uno de los detalles que más han sido enfatizados por los publicistas de Marvel, al punto que incluso antes de tener detalles de la trama o del villano, ya sabíamos que por lo menos uno de los miembros principales del equipo no iba a sobrevivir a los eventos de Second Coming.
Lamentablemente, incluso desde ese momento, la opción más razonable era que el miembro de los X-Men que moriría sería Nightcrawler, uno de mis personajes favoritos. Esta opción se hizo cada vez más evidente cuando los previews mostraban a Wolverine lamentándose por la muerte y los eventos de la semana pasada y de esta semana en los que Nightcrawler, horrorizado por la actitud de Cyclops y Wolverine, es el primero de los X-Men en denunciar al interior del grupo los excesos y crímenes que su equipo está cometiendo para proteger a alguien que probablemente no sea la mesías que se viene promoviendo.
Es así que en este capítulo de Second Coming, además de las interacciones de Cable y Hope y el ingreso de los Purifiers liderados por el Reverendo Stryker, podemos ver un poco más acerca del debilitamiento de la estructura del equipo de los X-Men. Nightcrawler intenta seguir el camino de Beast y abandonar el equipo, pero los eventos de Second Coming obligan a Cyclops a ignorar sus reclamos por ahora, ya que ello puede perjudicar el desarrollo de la misión.

Si bien este número no tiene el dinamismo del primer capítulo ni tampoco la calidad del arte (los Dodson hacen un trabajo aceptable, pero no tan bueno como el de Finch), por lo menos es una continuación aceptable del comic de la semana pasada.

sábado, abril 03, 2010

Necrosha


Una de las principales consecuencias de los eventos ocurridos en Messiah Complex fue la creación de X-Force, el escuadrón de aniquilación secreto de los X-Men. Creado por Cyclops y dirigido por Wolverine, X-Force se encargaba de eliminar permanentemente todas las amenazas a la raza mutante, enfocándose principalmente en los purifiers, los fanáticos religiosos que usando tecnología del futuro se habían constituido como uno de los principales peligros para los mutantes.
Personalmente, X-Force nunca llamó mucho mi atención, en parte porque ninguno de los miembros del equipo llamaba mi atención y en parte porque la violencia extrema no sirve para venderme un comic a mí. No obstante, cuando se anunció el nuevo crossover de los X-Men, Necrosha, no pude evitar sentirme interesado por esta historia.
En líneas generales, la historia principal de Necrosha no es particularmente novedosa: Selene, una clásica villana de los X-Men, consigue un virus tecno-orgánico que le permite revivir a mutantes muertos y busca utilizarlos para eliminar a los X-Men y para amplificar aún más sus poderes. Lo más interesante de Necrosha era la idea de revivir a viejos personajes de X-Men y la posibilidad de que dicha resurrección sea permanente, quedando el guión de dicha historia en un segundo plano, al menos para mí.

Si bien Necrosha empezó con una idea llamativa y un prologo interesante, con el paso del tiempo la historia dejó de ser particularmente entretenida básicamente por dos problemas. El primer problema fue el casi inexistente efecto emocional de la reaparición de personajes muertos; si bien hay algunos momentos interesantes como Emma Frost confrontando a sus antiguos discípulos, los Hellions, o Banshee tratando de controlarse y no atacar a sus viejos compañeros, el resto de los capítulos de X-Force se reduce a mostrar personajes muertos peleando contra los X-Men sin mayor coherencia. Ello me lleva al segundo problema, el arte; Clayton Crain tiene un estilo interesante que puede servir para portadas o para cierto tipo de historias, pero definitivamente no funcionó bien en este comic. Como si no fuera suficiente con el guión desorganizado de Kyle y Yost, el arte de Crain sólo contribuía a confundir más al lector. Ambientes oscuros, personajes con rasgos poco definidos y secuencias de acción desordenadas no ayudaban a hacer más entretenida la experiencia de leer este evento.

En general, para la expectativa que tenía por Necrosha, debo admitir que quedé muy decepcionado. Si bien Zeb Wells hizo un interesante trabajo en New Mutants al revivir a Doug Ramsey y Mike Carey siguió su trabajo de hacer de Rogue un personaje mucho más relevante en el mundo de los X-Men, en líneas generales Necrosha no sólo no logró aportar mucho a las historias de los X-Men, sino tampoco logró contar una historia verdaderamente entretenida.

jueves, abril 01, 2010

X-Men: Second Coming


Como seguidor del comic mainstream, los X-Men siempre han sido uno de mis grupos de súperheroes favoritos, no sólo por la calidad de las historias clásicas y modernas de este grupo, sino también por el inherente mensaje de aceptación y tolerancia que suelen tener dichas historias.
No obstante, con la excepción de Astonishing X-Men de Joss Whedon, (en especial la genial saga Torn) las historias de los mutantes han sido particularmente irregulares durante los últimos años. Ya comenté hace algún tiempo acerca de Messiah Complex, el evento que buscaba darle relevancia a los eventos del M-Day y la casi extinción de los mutantes, indicando que más que una historia que diera una conclusión aceptable a esta saga, era en realidad un puente para nuevas historias, tales como Cable y Hope huyendo de Bishop, X-Force exterminando Purifiers y Cyclops retomando el rol de líder de la raza mutante.
Han pasado dos años desde ese post y finalmente Marvel ha decidido retomar la idea de la mesías de los mutantes con Second Coming, historia en la que finalmente Cable y Hope regresan al presente del universo Marvel y se enfrentan, junto a los X-Men, a los fanáticos religiosos controlados por el sentinela Bastion. Personalmente, esta historia me parece interesante pues desde el 2005 con Decimation he estado esperando con ansias algún tipo de resolución al drama de los mutantes y casi todo lo que Marvel ha hecho al respecto han sido historias prometedoras que no lograron mucho (The 198), historias innecesarias (Endangered Species) o medidas interesantes que aparentemente no van a durar (Utopia, Nation X); Second Coming promete finalmente darnos una conclusión lo cual inmediatamente llama mi atención, incluso si es que es un regreso al status quo.
Es ese interés en el evento lo que me motiva a comentar cada uno de los capítulos que sean publicados desde abril hasta julio; ello con el objetivo de plasmar mi opinión acerca de uno de los pocos eventos que realmente llaman mi atención. Sólo espero que a medida de que la trama avance la historia no se convierta en otro evento al estilo de un blockbuster de verano (estilo Siege) o se agote por durar más de lo debido (estilo Blackest Night).

miércoles, febrero 24, 2010

Gotham Central


Tal vez no lo menciono lo suficiente, pero The Wire es mi serie de TV favorita y difícilmente mi limitada capacidad de redacción puede elaborar un comentario que le haga justicia a la genialidad que representa el trabajo de David Simon en dicha excelente serie que trasciende lo policial y nos muestra una imagen particularmente deprimente de la sociedad americana contemporánea.
Obviamente, la experiencia de The Wire no se puede encontrar en algún otro medio, o por lo menos no la he podido encontrar yo. Aún así, leer Gotham Central evocó algo de esa experiencia y por ello creo que es oportuno recomendar este genial comic (sin decir que sea equiparable en modo alguno a The Wire).

Gotham Central se desarrolla, como su nombre lo indica en Gotham, la ciudad de Batman y sus villanos, pero en lugar de enfocarse en el héroe, sus amigos o sus enemigos, Gotham Central se enfoca en los miembros de la Major Crimes Unit de la policía de Gotham, la única división de policía que intenta hacer un trabajo honesto y eficiente, a pesar de tener que lidiar directamente con los peores crimenes y criminales (los "freaks", villanos con súperpoderes). Es así que en las páginas de Gotham Central podemos ver a detectives y policías enfrentarse a villanos como Mr. Freeze o Two-Face, pero el cómic no se agota en confrontar a gente promedio con estos freaks, sino también trata de retratar el trabajo en general de estos policías, sus vidas personales y las dificultades que implica trabajar en Gotham, desde recortes presupuestales hasta policías corruptos que obstaculizan el trabajo de los detectives.

La genialidad de la serie proviene del guión de Ed Brubaker y Greg Rucka, autores que tienen un excelente manejo de las historias policiales y que lo plasman de manera genial, manejando cada uno a cierto grupo de personajes y diviendose las historias. Además, el arte de Michael Lark, si bien se puede considera visualmente poco atractivo (sobre todo en su pobre manejo de los rostros), provee un ambiente oscuro que encaja a la perfección con el tono de la serie. Es una lástima que en los últimos números del cómic se haya producido la partida de Lark y luego de Brubaker, bajando un poco la calidad de la obra, pero no demasiado.

En general, Gotham Central es recomendable para todo aquel que disfruta una interesante historia policial que vaya más allá de las trilladas series policiales que vemos hoy en la TV, y también para quienes creen que la sola mención de súperheroes implica que todas sus historias van a ser infantiles y llenas de clichés. Gotham Central demuestra que sólo basta un autor suficientemente capaz para convertir al mundo de súperpoderes en un mundo creíble, serio y lleno de problemas reales, semejantes a los que podemos presenciar en nuestra realidad. Gotham Central es definitivamente una obra que demuestra que el cómic mainstrean no está lleno únicamente de mallas y fantasías infantiles, sino también de obras maduras que en medio del colorido mundo de súperheroes, pueden también mostrarnos un escenario mucho más oscuro y real.

martes, febrero 16, 2010

No Man's Land


Los escenarios postapocalípticos suelen ser interesantes, teniendo en el caso de los cómics ejemplos muy buenos (Y:the Last Man o The Walking Dead). En ocasiones, se ha intentado mezclar estos escenarios con historias más mainstream siendo los ejemplos más representativos las sagas de Age of Apocalypse y No Man's Land (para X-Men y Batman, respectivamente), ambas muy interesantes, pero irregulares en lo que respecta a la calidad en general.

En esta ocasión, quiero comentar acerca de No Man's Land, la saga de Batman que a fines de los 90s nos mostró cómo Gothan pasaba de ser una ciudad corrupta pero vagamente civilizada a una verdadera tierra de nadie tras ser devastada por un terremoto y tras la masiva fuga de la mayoría de sus ciudadanos. El escenario de No Man's Land está constituido básicamente por los pocos que no lograron escapar de Gotham, ya sea por un extraño sentido de aventura, oportunismo, pobreza o de honor, además de los criminales que decidieron aprovechar el caos para por fin cumplir con sus ambiciones megalómanas. Si bien la premisa es forzada (el gobierno abandona a Gotham porque reconstruirla es demasiado costoso y Batman está lejos de la ciudad los primeros meses tras el desastre porque intenta hacer que el gobierno cambie de opinión), no puedo evitar pensar que es una muy buena idea, no sólo porque permitiría a los autores narrar las historias de degeneración o esperanza en medio de la barbarie, sino también porque sería interesante ver cómo se desarrollan los villanos de Batman en un ambiente en el cual su principal oposición son otros criminales (y un puñado de policías que tomaron en serio su deber de proteger y servir).

Lamentablemente, No Man's Land se caracteriza por ser un evento altamente irregular, lo cual es predecible considerando que se desarrolló en gran cantidad de cómics, con autores y artistas muy diversos. Salvo el trabajo de Greg Rucka, casi todas las historias presentadas sufren de cierta debilidad y en ocasiones la caracterización de algunos personajes no se mantiene a lo largo del evento. El arte es confuso a veces, teniendo a personajes como Batman cuyo disfraz cambia de diseño en más de una ocasión; adicionalmente, la naturaleza oscura del evento se veía contradecida en ocasiones por el trabajo más caricaturesco de algunos artistas (Deodato hace un trabajo demasiado noventero, pero el arte de Alex Maleev es genial y un poco menos confuso que su trabajo en Daredevil).

No obstante la irregularidad, No Man's Land es un ejemplo interesante de cómo pueden reaccionar lo personajes clásicos de Batman ante un desastre de tal magnitud y a la barbarie que le siguió. A lo largo de los 5 tomos que desarrollan esta historia (de alrededor de 200 páginas cada uno), se intenta, en ocasiones con éxito, de mostrar un mundo salvaje, despojado de casi todo vestigio de civilización, dominado por criminales que van desde los simplemente manipuladores como Scarecrow hasta los genios criminales como el Pingüino, pasando por simples sociópatas como Mr. Zazs o Black Mask. Otro elemento interesante, pero no tan desarrollado, es el punto de vista de los civiles y policías que permanecieron en Gotham, ya sea porque no tenían otra alternativa o por un extraño sentido del deber. En el primer tomo del evento se puede apreciar con genialidad como, ante la ausencia de Batman, Gordon y el escaso número de oficiales que se encuentra en la ciudad, trata de detener el avance de los grupos de los diversos villanos de Batman, además de pandillas más "tradicionales", con los pocos recursos y la baja moral que les queda, mientras que poco a poco esta crítica circunstancia va disminuyendo la lealtad y la razonabilidad de más de uno de los oficiales de Gotham.

Si bien No Man's Land se encuentra muy lejos de poder ser comparado con otras obras con escenarios postapocalípticos como The Walking Dead o Y:The Last Man, ello no evita que sea una obra recomendable para aquellos a los que les interesa el género o Batman (quedan advertidos que las historias son muy irregulares, salvo el trabajo de Greg Rucka).

jueves, febrero 11, 2010

S.W.O.R.D.


Aprovechando la renovada relevancia del excelente trabajo de Joss Whedon en Astonishing X-Men, decidí leer los números publicados de S.W.O.R.D., la serie de Kieron Gillen que continuaba la historia de Sentient World Observation and Response Department, es decir, la agencia secreta para asuntos extraterrestres, creada por Whedon en su primera saga (Gifted) pero desarrollada de mejor manera en la última (Unstoppable). Lamentablemente, el trabajo de Gillen se vio cortado prematuramente por las bajas ventas del cómic, obligandolo a que pase de una serie continua a una miniserie de 5 números (de los cuales se han publicado 4 hasta ahora). No es la primera vez que una serie interesante de Marvel se ve cancelada por bajas ventas (como paso con las geniales Captain Britan and MI:13 de Paul Cornell y Exiles de Jeff Parker), situación que si bien es entendible (yo tampoco gastaría en producir una obra que no rinde lo suficiente), es triste porque S.W.O.R.D., a pesar de no ser el mejor cómic de Marvel, es un obra interesante a la que le hubiera servido un poco más de atención.

Y hablando de atención, quisiera comentar un poco acerca de los números publicados porque considero que S.W.O.R.D. es una obra interesante que merece la pena ser leída (aunque admito que inicialmente no me llamó la atención, particularmente por las terribles portadas del primer y tercer números). La trama básicamente trata acerca de Henry Peter Gyrich (el burócrata obstructivo del universo de Marvel) tomando el mando de S.W.O.R.D. e iniciando una medida extrema para evitar futuras invasiones alienígenas, deportar a todos los alienígenas que viven en la Tierra, lo cual evidentemente genera reacciones adversas en Beast y Abigail Brand. La trama se desarrolla de manera sencilla, pero efectiva; los diálogos no son del nivel de lo escrito por Joss Whedon, obviamente, pero es suficientemente ingenioso como para resaltar, principalmente por parte de Beast y Death's Head (Freelance Peacekeeping Agent).

Si bien aún no he leído la conclusión de esta historia, me pareció apropiado hacer esta pequeña recomendación no sólo por el interés que genera Astonishing X-Men, sino también porque creo que es interesante ver aquellos cómics que son entretenidos pero lamentablemente no logran generar suficiente audiencia como para continuar (pronto comentaré también Agents of Atlas y Exiles de Jeff Parker).

Una reflexión

Uno de los diversos blogs de cómics que leo es Bully (o Comics Should be Fun!) que, como su nombre indica, es un blog dedicado a demostrar el lado divertido de los cómics, que muchas veces se pierde entre discusiones irrelevantes acerca de la legitimidad del medio, eventos creados para quitarle dinero a los fanboys o posturas pretensiosas enemigas del mainstream.
Durante un tiempo intenté buscar la manera para expresarme acerca del objetivo de los reviews de cómics que ocasionalmente hago en mi blog, pero hace unos días, uno de los posts de Bully lo expresó de una manera mejor de lo que yo hubiera podido hacerlo:

"My point (and I do have one) is this: any comic you like is a fun one. Buy what you love, read what you enjoy. That's true in 2009, true in 2010 and beyond. We're living in a golden age of superheroes, reprints, indy and art comics, web comics, movies and TV series from comics, and—after oh so many years—the beginnings of the recognition of our favorite medium as a fine art form. That in itself is fantastic, and can be fun on so many levels. But your number one, whether it be Blackest Night or Kramer's Ergot, is the test. Read it, savor it, love it. After all: isn't that feeling what got you into comics in the first place?"

Creo que ese párrafo define de manera perfecta la manera como me siento acerca de los cómics; no importa si es que crees que Alan Moore es sobrevalorado o si es que la palabra súperheroe te produce alergia, al final de todo, lo que importa es lo que te gusta y aunque muchos puedan criticar la calidad de lo que te interesa (como yo lo haré si es que te gusta un cómic de Loeb post-Hush), todo son opiniones. Es cierto que Optic Nerve es muchísimo más profundo que Amazing Spider-Man, pero eso no implica que no puedas disfrutar ambos o que tengas que atacar a quien prefiere uno sobre el otro, lo importante es disfrutar los cómics, porque, si son como yo, leemos comics porque nos entretienen con historias muy diversas que probablemente no funcionarían igualmente en otros medios.

Es así que la próxima vez que alguno de mis hipotéticos lectores tenga dudas acerca de si es correcto o no que les guste un determinado cómic, preguntense algo, ¿les parece entretenido?, si la respuesta es afirmativa entonces no se preocupen, muchos podemos estar en desacuerdo y criticar incisivamente, pero ello no debe afectarte, al final del día, la única opinión que importa es la tuya.

miércoles, febrero 03, 2010

Green Lantern: Rebirth


Debo admitir que tenía muchas razones para evitar leer Green Lantern: Rebirth. En primer lugar, si bien me encantan obras de sci-fi espacial como Star Wars, Battlestar Galactica y Firefly, nunca tuve mucho interés en este tipo de historias en el formato cómic. Adicionalmente, como se puede deducir de los cómics que he comentado hasta ahora, tengo una cierta preferencia por Marvel y los únicos héroes de DC que me interesaban era Batman y Superman. Además, Green Lantern (particularmente Hal Jordan) me parecía un personaje aburrido, plano y sin historias interesantes por contar. Finalmente, Geoff Johns me daba la impresión de ser más un fanboy escribiendo las historias que le gustan en lugar de un escritor serio que escribe buenas historias para un público más general.
Afortunadamente, decidí dejar de lado mis prejuicios y leer por primera vez un comic de Green Lantern, Emerald Twilight, la infame historia en la que Hal Jordan se vuelve loco y extermina al resto de los Green Lantern Corps hasta ser reemplazado y detenido por Kyle Rayner. Como un completo extraño a las historias de este personaje no me sentí particularmente ofendido, sentí que debía leer este comic como un preánbulo a la historia que Geoff Johns escribió para revitalizar a su personaje favorito.

Green Lantern: Rebirth es claramente un ejemplo más de cómo en los años recientes los escritores buscan conciliar la oscuridad de las historias de los 90s con la necesidad de mostrar súperheroes "heroicos" (por paradójico que suene). Como todo fanboy de Hal Jordan, Geoff Johns estaba molesto por la manera como fue tratado su personaje favorito, pero a diferencia de los más inmaduros fanboys, Johns logró plasmar su descontento en una historia muy entretenida que si bien requiere cierto conocimiento del universo DC, no es un mal punto para empezar a conocer el mundo de los Green Lanterns.

Rebirth trata de justificar por qué un héroe como Green Lantern perdió el control e intentó destruir por completo a los Green Lantern Corps y alterar la historia, pero no sólo busca limpiar la reputación de Jordan, sino que también intenta contar una historia heroica de redención y renacimiento. Si bien se puede culpar a Johns de usar un chivo expiatorio para la locura de Jordan, no puedo negar que su manejo de dicho elemento (en este como en futuras historias) permite ampliar aún más la mitología del personaje. Además, dejando de lado las justificaciones, Rebirth es uno de los mejores ejemplos de la "reconstrucción" que Kurt Busiek empezó años atrás con Astro City, un regreso a las historias donde los héroes eran realmente heroicos, pero ahora son también humanos con todas las fallas y virtudes que ello implica. Es así que Johns nos muestra la historia de Hal Jordan tratando de recuperar su identidad, su rol como Green Lantern. Personalmente, creo que si bien el aspecto más llamativo de los comics de Green Lantern para mí es el lado sci fi espacial, lo que más llamó mi atención sobre Rebirth fue el lado humano; si bien suena cliché y simple, creo que la idea de que el poder los Green Lantern depende básicamente de su fuerza de voluntad es particularmente interesante y aunque Hal Jordan siga pareciendome tan carismático como un pedazo de madera, al menos su escasa personalidad logra mover una historia interesante que nos recuerda que si bien la deconstrucción de los 80s y 90s fue necesaria, es igualmente importante dar el siguiente paso, hacer uso de lo que aprendimos para contar mejores historias, evitando que el medio y el género se estanquen.



Tras leer Green Lantern: Rebirth quedé enganchado con el universo de los Green Lantern; tal vez Hal Jordan aún no me convenza del todo como súperheroe o como personaje interesante, pero creo que Rebirth al menos logra darle algo de humanidad y generar suficiente interés en los lectores para que estos quieran saber más acerca de sus aventuras y del resto de Green Lanterns.

viernes, enero 29, 2010

Kick-Ass

Mark Millar no es precisamente uno de los autores más aclamados en el ambiente del cómic actual. Su estilo descomprimido, énfasis en las secuencias de acción dejando de lado la trama y uso de personajes poco agradables y escasamente heroicos ha marcado su trabajo y causado reacciones negativas de algunos y positivas de otros. Personalmente, creo que describir lo que opino sobre Millar sería mucho más sencillo si tuviera algún análogo en algún otro medio artístico, por ejemplo, algún director de cine, pero haciendo mi mejor esfuerzo puedo decir que si bien Millar no cuenta las historias más fascinantes o ingeniosas, es excelente en la creación de secuencias de acción que (gracias a los artistas geniales con los que suele colaborar) son visualmente sorprendentes (en particular quisiera remitirme a su trabajo en Ultimates 1 y 2).

Kick-Ass es una de sus obras más "recientes" en la que, junto al usualmente genial John Romita Jr., narra la historia de un típico nerd que decide convertirse en súperheroe. En sus primeros números Kick-Ass se presentaba como una historia interesante que aprovechaba al máximo la naturaleza de nuestra época, mostrando que gracias a la cultura mediática y al uso de internet, un tipo promedio podía pasar de ser nadie a ser una celebridad, una historia que difícilmente podía haber sido contada en las décadas pasadas. No obstante, los elementos de realismo de la obra de Millar terminaron aplastados ante su deseo de contar una historia llamativa y la inclusión de personajes como Hit Girl y Big Daddy (básicamente un What If Punisher tuviera una hija) que si bien eran suficientemente llamativos como para mantener al lector interesado, lo hacían substrayendo parte del ambiente semirealista del cómic (una niña de ocho años cortando pandilleros con una katana no es lo mismo que un nerd golpeando a un grafitero con un palo de metal). Y es que el problema principal del trabajo de Millar, tanto en Kick-Ass como en Ultimates, por ejemplo, es que a veces sacrifica una trama interesante por escenas de acción llamativas (la temática del uso de súperheroes como simples soldados se pierde entre las grandes explosiones, en Ultimates; la idea del tipo promedio convertido en héroes es dejada de lado para mostrar a una loli atravesando criminales con una espada).

Esta semana, después de una larga espera, finalmente salió el número que concluía con la primera saga de este cómic (en la cual, supongo, se basará la película que será lanzada este año) y a pesar de que se repiten los "errores" que ya he indicado, creo que es una conclusión satisfactoria; fue interesante ver que Hit-Girl no era únicamente un intento de Millar de ser un personaje curioso, sino que en cierto modo algo de profundidad tiene, además de que también fue bueno ver que el protagonista no conseguía a la chica y de que a pesar de que en los medios tradicionales e internet fuera reconocido como un héroe, seguía siendo el mismo adolescente patético que había sido en un inicio, la idea de que la máscara no convierte a la persona en alguien especial sino que sólo tapa sus defectos pudo haber sido más utilizada pero al menos al ser introducida a estas alturas, puede ser parte de la trama del segundo arco de Kick-Ass (que espero termine, o empiece, antes del 2013, aunque conociendo a Mark Millar tal vez eso sea mucho pedir). En fin, creo que a pesar de sus fallas, Kick-Ass es un comic interesante por la premisa y por la acción, sólo es una lástima que una idea ingeniosa como la de Millar haya terminado perdiéndose en el gore y la acción innecesariamente violenta.

domingo, enero 24, 2010

Animax: Network Decay

Recuerdo cuando en el año 2005 a través de los canales del grupo de Sony/AXN ocasionalmente se podía observar anuncios acerca de un nuevo canal que supuestamente iba a estar dedicado únicamente a los anime. En esa época yo había redescubierto al mundo del anime y del manga pero me veía limitado ante los "altos" costos de comprar una serie (era una época en la que la mayoría de las series se distribuían en CDs) además de las dificultades de conseguirlas por internet debido a la lenta conexión que tenían las PCs de la época, por lo que un canal de televisión en el que pudiera ver anime todo el día me parecía una idea genial, a pesar de que las series estuvieran dobladas al español y de que en ese momento no conocía el catálogo de series que serían transmitidas.
Tras varias semanas de comerciales crípticos que no dejaban las cosas más claras, finalmente se anunció la fecha en que Locomotion se convertiría en Animax, un canal enteramente dedicado al anime. Admito que cuando Locomotion estuvo en su mejor momento yo era un niño, prácticamente, por lo que no podía disfrutar realmente de las series que transmitía, aparte de South Park y The Critic (además que después de ver un episodio de Pet Shop of Horrors quedé ligeramente horrorizado); la "muerte" de Locomotion para darle vida a Animax no me pareció gran pérdida.
Finalmente, llegó el día en que nacería Animax, justamente el día en que empezaba mi viaje de promoción, por lo que únicamente pude ver el primer episodio de Hellsing y quede gratamente sorprendido (y si hubiera dependido de mí, me hubiera quedado viendo más series ese día). No fue sino hasta una semana después, un sábado, en que tras regresar de Cusco, corrí a mi habitación y vi nuevamente Animax, esta vez, fue un episodio de Hunter X Hunter (o Cazador X como terriblemente tradujeron en el estudio de doblaje) y si bien no me pareció muy sorprendente, definitivamente me convenció de que Animax era un canal que valía la pena seguir y así fue, viendo series como Full Metal Alchemist, Tsukihime (antes de saber que la novela visual era infinitamente mejor), Wolf's Rain, Hellsing, Vandread, Getbackers, Hunter X Hunter, entre otras. A pesar de los mediocres, malos o pasables doblajes que tenían todas las series, Animax era un canal interesante pues no sólo cumplía con lo que prometía (animes todo el día, aunque los de las mañanas eran de calidad altamente cuestionable), sino que servía como una ventana a la "cultura" otaku, mostrando videos musicales de cantantes de J-Rock y J-Pop del momento.
No obstante, todo lo bueno tiene su final y eventualmente, tras algunos maliciosos retrasos, la mayoría de las series terminaron (recuerdo lo desesperado que estuve por ver el final de Tsukihime mientras estaba en Lima, inscribiendome para mi examen de admisión a la universidad) y salvo Gantz y la segunda temporada de Vandread, no ingresaron a la programación nuevas series de igual o mejor calidad que las reemplazaran. Fue así que para el 2006, aparte de "nuevos" episodios de Hunter X Hunter y Gantz, no veía Animax, situación completamente opuesta a lo que ocurría en el 2005. En parte se podría decir que fue en esta época en que tuve un mejor acercamiento a otras series en formatos mucho más accesibles (DVD) y con elementos que las hacían más llamativas (fansubs), pero también creo que el estancamiento general de Animax fue culpable de la pérdida de interés (mía y de mi círculo de amigos aficionados al anime y manga).
Con el pasar de los años ingresaban nuevas series al canal y yo seguía sin seguirlo de cerca, era un número más en mi televisor, sin la relevancia que había tenido tan sólo meses atrás y continuó así hasta el año 2008, cuando Animax decidió dar un giro total e incorporar series americanas a su programación, particularmente Lost y The Middleman, buenas series aunque no encajaban realmente en el molde del canal de anime que supuestamente era Animax. Lamentablemente, la caída del canal se manifestó con la inclusión de un ciclo de cine básicamente americano (recuerdo haber visto Tokyo Godfathers pero algo me dice que fue en Cinemax y no en Animax) y luego con reality shows que absolutamente nada que ver tiene con animes ni con su público objetivo.
En la actualidad Animax es una especie de mutante, una mezcla entre lo poco que queda de anime (repeticiones de Evangelion y FMA, Bleach desde sus inicios, Death Note, Fate Stay Night y Black Jack), algunas series de sci fi (The Middleman y Lost básicamente), programas musicales que realmente pertenecen a Sony y reality shows. El otrora glorioso canal de anime las 24 horas del día es ahora una monstruosidad que no logra decidir a qué público busca acercarse ni qué tipo de canal quiere ser. Tal vez la idea de un canal de anime doblado al español no fue realmente exitosa y por ello fue necesario introducir programas tan diversos al canal, pero aún así creo que hubiera sido mejor mantener la integridad del canal, crear algo conciso en lugar de hacer un canal interesante (pero con fallas) una especie de deposito de aquello que los demás canales del grupo Sony/Axn.

sábado, enero 23, 2010

Avatar

Después de un tiempo, finalmente me animé a ver Avatar, la más reciente superproducción de James Cameron. La enorme publicidad realizada para el filme, además del hype acerca de cómo su uso de la tecnología iba a cambiar la manera de ver el cine me permiten evitar explicar de qué trata y otros detalles del filme, así que puede proceder inmediatamente a los comentarios.

Para empezar, quiero dejar de lado el aspecto visual, que si bien es impresionante (y más aún en 3D), no me parece que justifique del todo a un filme. Yo creo que las computadoras son una herramienta útil que permite a los cineastas crean y mostrar mundos o escenarios que no se pueden emular haciendo uso de herramientas convencionales, imagínense lo limitado que sería hacer uso de marionetas o sets construidos para todos los filmes; no creo que recurrir a una computadora signifique descartar del todo la calidad y el valor artístico de un filme, siempre que se mantenga del otro extremo dicha calidad (es decir, del lado de la trama). El logro de Avatar es aprovechar al máximo las posibilidades tecnológicas con las que contamos ahora para contar una historia de manera sorprendente. No obstante, para mí, la técnica de James Cameron excedía la profundidad de la trama.

(lo que sigue a continuación son comentarios de un tipo cínico y amargado al que le gusta pensar demasiado las cosas y buscar la debilidad de la tram de todo lo que lee, escucha, ve o juega; todo esto se podría haber omitido si es que simplemente hubiera disfrutado la excelente narrativa de James Cameron o si es que el filme no hubiera insistido tanto en su importante mensaje de tolerancia y respeto a la naturaleza; cuando una película insiste en su mensaje, genera en los espectadores el derecho a criticarlo, por lo cual quien escribe estas líneas cree que tiene la autoridad moral de decirle a un cineasta profesional cómo tiene que escribir un mensaje)*

Considero que el principal problema de Avatar (aparte del masivo hype que genera expectativas innecesariamente altas sobre el filme) se encuentra en la trama. Empecemos por el mensaje que es una mezcla entre lo ecologista y el respeto por las culturas nativas, obviamente un buen mensaje que hace del filme una excelente herramienta para generar conciencia y empatía entre el público, una finalidad particularmente útil en estos tiempos en los que los problemas ecológicos se acentúan y, al menos en mi país, existe una completa indiferencia por las culturas nativas y sus derechos. No obstante, cabe preguntarse si es que tener un noble mensaje sirve de algo respecto al valor artístico de un filme, ¿puede el mensaje salvar las debilidades de una película o puede condenarla al desmérito artístico?; hace unos años podría haber señalado que sí, efectivamente el mensaje hace que un filme mejor en cuanto a calidad, pero ahora creo lo contrario (lo cual no quiere decir que no considere a la película como una excelente herramienta para generar empatía respecto a un tema en particular, simplemente son temas distintos que en ocasiones pueden juntarse mas no dependen uno del otro). Tomemos a Maus como ejemplo, lo que lo hace un gran cómic no es que sea una historia más acerca del Holocausto, sino que es en general una excelente historia tanto en lo que respecta a la trama como a la manera en que es narrada (además, las mejores escenas son aquellas que tratan acerca de la relación entre el autor y su padre, siendo el Holocausto el contexto).
Es así que, en mi opinión, el mensaje no hace que Avatar sea un gran filme, es necesario analizar la trama según criterios artísticos para determinar ello. Quienes hayan sido un poco más escépticos sobre este filme como yo seguramente han escuchado las numerosas comparaciones que se han realizado con otras películas desde animadas como Ferngully o Pocahontas hasta Dances with Wolves; es obvio que a estas alturas de la historia del cine americano difícilmente se puede contar una historia que no se asemeje a algo que ya se haya hecho antes, pero ello no implica que el guionista no pueda intentar ir más allá para que su obra se distinga. Es evidente que los Na'Vi sirven como paralelos a los nativos americanos (o cualquier pueblo nativo en general) y ello facilita la aplicabilidad de la historia a cualquier contexto (la conquista del oeste en USA, Irak, Afganistan, los problemas en la selva peruana) lo cual es en cierto modo un logro del guionistas, pero al permitir tal aplicabilidad deja a la historia como un muñeco de papel como muchos otros (dejando de lado el aspecto visual que como ya señale es el mayor logro y la característica más interesante del filme).

Otro problema del filme es que es tan sutil como un choque de trenes. Por ejemplo, no es por casualidad que el discurso de Quatrich sea muy parecido a algo que George Bush dijo en algún momento sobre la guerra contra el terrorismo, ni que Jake haya participado en una campaña militar en Venezuela, ni que casi todos los militares eran hombres blancos (salvo algunos escasos soldados negros), ni que los actores de los principales Na'Vi eran negros o nativos americanos. Es cierto que el mensaje tiene ser evidente en el filme, pero existen maneras de llevar el mensaje y realmente Cameron no fue muy sútil en este caso.

Finalmente, lo que más me incomodó del filme es que a estas alturas se siga insistiendo en un conflicto entre blanco y negro, los nobles salvajes que son perfectos en todo sentido (más ágiles, inteligentes, amigables, nobles, cuidadosos y felices que los humanos, simplemente mejores) y los humanos, militares y empresarios que no tienen dudas en exterminar la cultura y la población de un planeta alienígena sólo para obtener recursos naturales. Un conflicto entre blanco y negro puede funcionar en un escenario de fantasía como Star Wars o al RPG japonés, pero en este caso se recurre a dicha técnica para facilitar la transmisión del mensaje (imagínense lo diferente que hubiera sido la situación si en lugar de militares, empresarios y científicos, también hubieran habido humanos refugiados que buscan un sitio donde vivir tras la devastación de la tierra, el dilema moral hubiera sido mucho más rico y complejo, aunque obviamente yo no tengo autoridad alguna para decirle a James Cameron cómo manejar su historia). El dilema moral que maneja Avatar es demasiado simple, busca ser un mensaje para el presente pero ignora los elementos adicionales que podrían nutrir dicho mensaje. De ese modo, Hollywood sigue insistiendo en mostrarnos arquetipos del bien y el mal que se comportan como esperamos que lo hagan, ello puede no estorbar al entretenimiento que nos brinda este filme, pero cuando estamos ante un mensaje que no es precisamente sutil, un espectador no puede evitar cuestionar el uso de estos extremos.



*Sarcasmo