viernes, junio 26, 2009

Daredevil: Born Again



Ya mencione en mi comentario de Daredevil: Yellow que inicialmente éste personaje no me parecía particularmente interesante. Sin embargo, al leer el trabajo de Loeb y luego el de Brian Michael Bendis con el personaje, mi interés se incrementó, por lo que sólo quedaba un camino por recorrer, el trabajo de Frank Miller. Si bien su trabajo en All Star Batman and Robin y su "adaptación" de la obra clásica de Will Eisner, The Spirit, al cine han causado que Miller pierda casi toda la credibilidad que obtuvo a lo largo de todos los años que le dedicó a este arte, creo que no sería un lector de cómics "mainstream" (dejemos a Corto Maltese y El Eternauta para cuando pueda conseguirlos) si es que no he leído las obras de éste autor.
Como todo conocedor de éste medio debe saber, Miller revitalizó al personaje, haciendo que deje de ser un seudo Spider-Man y quitándole los villanos coloridos y mediocres como Stilt Man o Leapfrog para darle un ambiente mucho más oscuro y enemigos más apropiados a éste cambio de tono (principalemente Bullseye y Wilson Fisk, el Kingpin). Habiendo leído algunos de los cómics de la época de Miller (particularmente aquellos que presentan por primera vez a Elektra), no me queda duda de que Miller logra combinar los aspectos más importantes del estilo noir (si es que cabe denominarlo de ese modo) con los elementos clásicos del cómic. Sin embargo, no voy a escribir esta noche acerca del genial trabajo de Miller en general, sino que quiero remitirme a una obra específica, aquella que hizo que Daredevil se convierta en uno de mis personajes de cómic favorito, a pesar de que irónicamente, el hombre enmascarado no está presente en la mayor parte de la historia.

Born Again nos relata la historia de cómo la vida de Matt Murdock se vino abajo cuando su antigua novia Karen Page, ahora una drogadicta actriz porno, vendió su identidad por un poco de droga. Esta información eventualmente llega hasta el Kingpin quien con una admirable sutileza (hasta cierto punto), procede a destruir poco a poco la vida de Murdock, desde cerrar sus cuentas hasta lograr que sea inhabilitado para ejercer la profesión de abogado. Cuando la casa de Murdock es destruida, queda claro para el héroe que estos eventos no son simples coincidencias y que quien está detrás de todos ellos es su viejo némesis. Y como todo héroe, Murdock decide enfrentarse directamente a su enemigo, pero esta no es la típica historia en que todo se soluciona fácilmente cuando el héroe vence a su enemigo; Miller nos demuestra que a veces el héroe no puede vencer al villano y es aquí en que vemos verdaderamente la sucesión de eventos que lo llevan hasta la locura hasta que llega el momento en que Murdock inicia el largo camino a la redención.

Tal vez mi resumen de la trama no sea suficiente para llamar la atención del lector hacia esta historia, pero creo que no darle una oportunidad a Born Again es verdaderamente lamentable considerando lo genial de la trama. Los personajes son utilizados de manera inteligente, pero creo que debo resaltar el rol de algunos de ellos. En primer lugar, después de esta historia no me queda duda acerca del rol del Kingpin como una verdadera amenaza, una figura atemorizantes y cruel, que no siente remordimiento alguno al destruir vidas enteras y manejar un imperio criminal; si bien personajes como el Joker o Lex Luthor son villanos interesantes, el Kingpin presenta un caso particularmente interesante pues en lugar de estar ante un sociópata o un megalómano, estamos ante un verdadero criminal, un tipo que va más allá de la ley para conseguir lo que quiere y que ha logrado controlar cada aspecto de la vida de la ciudad para lograr sus fines. El grado de control que tiene el Kingpin es una atemorizante representación del poder de los criminales, la sutileza de su actuación y la manera cómo se desenvuelve es simplemente genial.
Otro personaje que resalta en esta historia es Ben Urich, periodista de The Daily Bugle y aliado de Daredevil, quien siguiendo el rastro del Kingpin intenta demostrar que Wilson Fisk no es el empresario honesto que todo el mundo cree. Es gracias a esta tenacidad tan idealizada de los periodistas que Urich se convierte en un blanco del Kingpin, llegando a romperle una mano para poder silenciarlo. Cuando esto no logra cumplir con su objetivo, es necesario tomar una medida más radical. Acá tengo que detenerme un momento para comentar las tres páginas de la conversación de Urich con Maronis (un policía que extorsionado por el Kingpin, colaboró con la destrucción de la vida de Murdock), interrumpida por una enfermera que procede a ahogar al policía. La escena del homicido se intercala con la cada vez más transtornada imagen de Urich escuchando estos eventos en el teléfono hasta un acercamiento al rostro atemorizado de Urich. Pero, como es parte del mensaje de esta obra, un héroe no se rinde, incluso ante las peores circunstancias y es así como a pesar de ello, Urich continua con su investigación para poder inculpar al Kingpin (particularmente interesante es el cameo de JJ Jameson, demostrándonos que si bien su exagerada persecución de Spider-Man es graciosa, detrás de esa imagen yace un periodista de verdad que sabe del poder de los medios y que está dispuesto a derrocar a todo criminal que intente engañar a las masas).
Finalmente, quiero resaltar el pequeño rol del Capitán América en este cómic. Probablemente algún día comente algún cómic de éste personaje, particularmente la obra de Ed Brubaker, pero creo importante resaltar que no pienso como muchos que el Capitán es simplemente una herramienta de propaganda americana o algo así. Su participación en este cómic nos demuestra lo contrario al indicar que el Capitán América no es una herramienta del gobierno ni de su ejército, el Capitán America es el defensor del sueño americano y sólo a él es leal.

Es cierto que no he comentado mucho acerca del rol de Matt Murdock en esta obra, pero creo que decir mucho sobre él puede arruinar el impacto que genera ver a un súperheroe pasar por todo por lo que él pasa. A lo largo de las páginas de Born Again, Matt Murdock ha muerto muchas veces hasta que llega el momento de la resurrección, proceso que no es nada sencillo, ni siquiera para un súperheroe. La historia de Daredevil: Born Again nos demuestra que todos ante cierta presión podemos quebrarnos, pero que lo verdaderamente humano se encuentra no en la derrota, sino en el esfuerzo que hacemos para evitar que esta signifique nuestro fin, en la posibilidad de que a través de determinación y fuerza de voluntad podemos superar cualquier obstáculo. Aquello que motiva a Matt Murdock a ser un vigilante enmascarado es aquello que lo lleva a confrontar al Kingpin y luego a tratar de reconstruir su vida cuando todo parece perdido.



Miller puede ser considerado como un autor innecesariamente oscuro, misógino, fascista, poco creativo y otros calificativos negativos que ha ido acumulando con los años, pero en Born Again estamos ante una de sus mejores obras, un relato humano que va más allá de la estética de súperheroes y a la vez aprovecha genialmente sus elementos; Daredevil puede ser el hombre sin miedo, pero eso no le quita el hecho de que en el fondo es tan humano como cualquiera de nosotros y así como es un humano que puede fallar, es un ser humano que se levanta tras haber caído y continua luchando. Si van a leer una historia de Daredevil, o de un personaje de Marvel en general, no me queda duda de que Daredevil: Born Again es una de las mejores y obviamente una de las más recomendables.

lunes, junio 08, 2009

The Last Guardian

Disculpen el escapismo en medio de circunstancias nacionales tan trágicas, pero no puedo evitar señalar esto. Recientemente ha sido mostrado el trailer para The Last Guardian, el próximo juego del equipo que nos brindó obras maestras como Ico y Shadow of the Colossus. El estilo gráfico es similar al de sus predecesores, pero obviamente mucho mejor al ser un juego de PS3 (y probablemente, la razón que me hará comprar dicha consola). Usualmente no me emociono tanto con el trailer de un videojuego, pero no pude evitarlo con The Last Guardian; Team Ico ha hecho un trabajo tan bueno con sus dos obras anteriores que no me queda duda de que su nuevo proyecto va a ser igualmente bueno; la carga emocional que pueden proveer unas imágenes de un niño y su gato/ave es tal que no puedo evitar sentirme cconmovido; si el juego logra mezclar la épica de Shadow of the Colossus con lo emocional de Ico, definitivament estaremos ante el juego que definirá al PS3.