jueves, diciembre 17, 2009

Primeras Imágenes: Scott Pilgrim Vs. the World


Ya he señalado anteriormente que Scott Pilgrim es uno de mis cómics favoritos y a pesar de que las adaptaciones de cómics a películas no necesariamente son buenas (salvo obvias excepciones) tengo algo de fe acerca de la película, no sólo porque Michael Cera interpreta al protagonista, sino porque Edgar Wright (directo de una de mis películas favoritas, Shaun of the Dead) va a dirigir la película.
Hace poco comenzó a difundirse en internet la primera imagen de la película (link) y debo decir que no se ve mal, aunque pareciera que en un esfuerzo por mantener la peculiar imagen de los personajes del cómic se ha optado por retener dichos elementos, lo cual se ve un poco "raro" en los actores, especialmente los peinados. En fin, si el resto del universo de la película es igualmente peculiar y es ejecutado de manera adecuada probablemente sea una adaptación decente.


martes, diciembre 15, 2009

Baldur's Gate 1

Han pasado varias semanas desde mi último post (y muchas más desde la última vez que comenté algo relacionado a cómics), pero ello se debe en parte a que me encontraba en los últimos días del ciclo (y los correspondientes exámenes finales) y en parte a que tras comenzar mis vacaciones, me envicié con Baldur's Gate 1. Para los que no lo sepan, la saga de BG es una de las más interesantes del RPG occidental y está basada en el sistema de juego de la 2da edición de Dungeons and Dragons. Admito que mi experiencia previa en D&D se limitaba a un par de ocasiones en las que intenté jugar con mis amigos, pero dichas sesiones duraron muy poco porque sólo yo y el DM estabamos interesados en jugar algo que siendo honesto, es un poco complejo (creo que tengo menos problemas entendiendo las leyes que suelo leer para mis cursos que con los libros de reglas de D&D), pero con las diferentes referencias que tenías sobre el juego gracias a internet principalmente, me interesé por las versiones "electrónicas" de D&D (en vista de que difícilmente podría convencer a mis amigos para que continuemos con la sesión de rol).

La más notable de estas versiones es, evidentemente, la saga de Baldur's Gate, que no sólo inició la corriente de RPGs occidentales de Bioware que hacen uso de las reglas de D&D, sino que también presenta una trama sencilla e interesante, además de personajes "coloridos" (por ponerlo de alguna manera) que le dan más variedad e individualidad al mundo de D&D. Gracias al engine utilizado por el juego, muchos otros productos basados en el mundo de D&D fueron lanzados al mercado (algunos por Bioware otros no), como Icewind Dale (menos trama, más acción y posibilidad de "customizar" a tu equipo) o Planescape: Torment (menos acción, pero una de las mejores historias del RPG occidental), pero en mi opinión, la saga de Baldur's Gate es la mejor y nó sólo por ser la original.

La trama puede parecer la clásica historia de venganza por la muerte del padre del protagonista, pero a medida que va a avanzando se pueden apreciar muchísimas subquests interesantes, además de que la trama principal va mejorando y complicándose un poco con ciertos elementos de control político y económico (el villano es prácticamente un empresario corrupto con una armadura gigante) además de un par de sorpresas adicionales en la trama.

Otro aspecto genial del juego es que gracias a la versatilidad del sistema se han creado diversos mods que buscan hacer de la experiencia más sencilla, complicada o simplemente interesante, agregando nuevas quests, items, npcs o simplemente dándole un poco más de vida a los Reinos Olvidados, aunque la mejor modificación de todas es Baldur's Gate Tutu (sí, el nombre es un poco ridículo) que permite jugar BG1 con el engine mejorado de la secuela, efectivamente uniendo ambos juegos para una experiencia más interesante.

En fin, no creo que pueda decir mucho más acerca de éste juego, además de recomendarlo a todos los interesados en un excelente RPG o en en los juegos de rol estilo D&D. Y ahora, debo regresar a jugar Baldur's Gate 2

lunes, noviembre 23, 2009

Penny Arcade TV

Penny Arcade es probablemente uno de los mejores y mas reconocidos webcomics del medio; recuerdo cuando comence a leerlo hace años y mientras muchos webcomics iban y venian, eran abandonados por los autores o simplemente perdian calidad, Penny Arcade se mantenia como uno de los mas graciosos, inteligentes y relevantes del medio. A lo largo de los años este webcomic ha crecido mas que ningun otro del medio y ello se expreso de mejor manera en su primer videojuego, Penny Arcade Adventures.
Ahora, Krahulik y Holkins (autores de Penny Arcade) han llevado su trabajo al siguiente nivel con su propio "reality show" de Internet, PATV, el cual retratara el proceso creativo del comic y algunos aspectos de la vida de sus autores. Los reality shows son probablemente lo peor que nos ha brindado esta decada (salvo excepciones interesantes o guilty pleasures) y no estoy seguro de que la vida de un escritor o artista de webcomic sea particularmente interesante para mantener un programa bimensual, no obstante, quiero darle una oportunidad a PATV porque no me queda duda de que sus autores son dos de las personas mas confiables, graciosas e interesantes no solo del medio de los webcomics, sino tambien de los videojuegos.
El primer episodio se puede ver aqui

sábado, noviembre 14, 2009

WJT: Osu Tatakae Ouendan y Elite Beat Agents

WJT son las siglas de Weird Japanese Thing, aquellas cosas interesantes que se producen en Japón y que para los occidentales tienen cierto encanto, sobretodo en el caso de videojuegos. Para ejemplificar un poco este concepto, quiero comentar un juego algo antiguo que ni siquiera es totalmente japonés pero que es la expresión perfecta (después de Katamari Damacy) de las rarezas de Japón.

Elite Beat Agents es la versión americanizada de Osu! Tatakae! Ouendan!, un creativo juego para Nintendo DS en el que siguiendo el ritmo de canciones japonesas, hacias que un grupo de porristas japoneses dieran apoyo moral a gente con problemas tan diversos como un examen, un gato gigante amenazando a la ciudad, una competencia entre peluqueros y, eventualmente, la destrucción del planeta (combinada con el segundo opening de Fullmetal Alchemist, Ready Steady Go de L'Arc en Ciel). Explicar el gameplay probablemente no le haría justicia al juego, las descripciones en palabras no son tan apropiadas como las imágenes.

Ouendan tuvo un éxito sorprendente con el público occidental a pesar de no haber salido de Japón, por lo que Nintendo, al ver una lucrativa oportunidad, decidió desarrollar una versión "americana" del juego, reemplazando las canciones de J-Pop y J-Rock con música mainstream americana y a los porristas por agentes secretos (de ahí lo de Elite Beat Agents). La idea y el gameplay es básicamente el mismo, un grupo de agentes que a través del baile y la música ayudan a la gente a resolver problemas, nuevamente, muy diversos, desde una niñera tratando de pasar un rato con su novio y un taxista llevando a una embarazada al hospital hasta una niñita recordando a su fallecido padre (en lo que es probablemente una de las mejores escenas de la saga) o una célula blanca defendiendo los órganos de un atleta (sí, es un juego raro). Nuevamente la secuencia final implica hacer uso del baile y la música para salvar al mundo, pero en el caso de Elite Beat Agents llegan un paso más allá con su uso del Poder del Rock (al usar a los Rolling Stones) para derrotar a los alienígenas invasores. Lo único que se puede criticar a Elite Beat Agents es la banda sonora (con la excepción de Queen, David Bowie y los Rolling Stones), pero después de jugarlo un rato, incluso Avril Lavigne puede parecer pasable.


Probablemente mi descripción de los juegos no sea suficiente para llamar la atención de posibles jugadores, pero no puedo dejar de recomendar los tres juegos de la "saga" (dos Ouendans y un Elite Beat Agents); en una industria plagada de cliches y juegos que no muestran creatividad alguna, aquellas personas que apreciamos algo de creatividad en lo que jugamos podemos estar agradecidos de que juegos como Elite Beat Agents existan, pues nos muestran que a pesar de todo lo negativo que suele decirse de la industria de los videojuegos y de estos como medio artístico o de entrenimiento, aún es posible encontrar algunos juegos que demuestran las potencialidades y características particulares de este medio.

sábado, octubre 31, 2009

Tacna

No suelo hablar mucho sobre mi ciudad natal (y donde pasé toda mi vida hasta venir a Lima para estudiar en la PUCP), pero al ver éste mail que me envió un amigo no puedo evitar ponerlo en mi blog, simplemente por expresar aquí una pequeña parte de lo que es ser tacneño:

* El Tacneño dice Tacneño ....no dice TAJNEÑO
* El Tacneño no es Chevere...es Bacan
* El Tacneño no tiene Restaurant Huaca Pucllana...tiene Restaurant "El Patroncito"
* El Tacneño no tiene Maria Angola....tiene el complejo Emilios
* Al Tacneño no le gusta...Todo le Bacila
* El Tacneño no conoce delincuentes...conoce Choros
* El Tacneño no come cualquier pan…come marraqueta
* El Tacneño no tiene a las Agua bella...tiene a las chicas Plus
El Tacneño no tiene su colegio villa Maria...tiene su colegio Santa Ana CISA
* El Tacneño no es Regionalista...es Patriótico
* El Tacneño no se juerguea...hace la cagada
* El Tacneño no chupa...se mete una bomba
* El Tacneño no va al Troca... va a las "Cucas"
* El tacneño no va al Scarlet.....va a las gatitas
* El Tacneño no es Farandulero...es chismoso
* El Tacneño no tiene Feria del Hogar....Tiene el Parque Peru
* El tacneño no tiene Radio programas...Tiene Radio TACNA la decana del departamento.
* El Tacneño no tiene Alianza Lima... tiene su BOLOGNESI
* El Tacneño no tiene a Mario Poggie... tiene a "Tarzan" (gritando por las calles)
* El Tacneño no tiene Radio Panamericana.... Tiene Radio Power
* El Tacneño no ve a MagalyTV... Ve en la tele a Giglio Varas
* El Tacneño no va a Raves de David Guetta... va a los de Dj Pocho y Cesar Stonseschback Remixes
* El Tacneño no tiene a Carlos Cacho... tiene a GianCarlo Vargas
* El Tacneño no tiene a Analy Cabrera... Tiene a Gina Stonselvasch
* El Tacneño no tiene a Marisol...tiene a Ada Chura
* El Tacneño no tiene su desfilito... Tiene su gran Paseo de la Bandera, su ofrenda de la juventud y parada militar.
* El Tacneño no tiene un Trencito........Tiene su Locomotora
* El Tacneño no tiene plaza de Armas....Tiene Paseo Civico
* El Tacneño no tiene a Adammo....tiene a Iguana trucha
* El Tacneño no tiene a Carlos Barraza...tiene a Felipe Ortiz
* El Tacneño no tiene a Beto Ortiz... Tiene a Fernando Rondinell
* El Tacneño no tiene a Koki Belaunde...tiene a Yanino el peluquero
* El Tacneño no tiene Corso de WONG... tiene Corso Albarracino
* El Tacneño no va a Asia... se va a la Boca del Río
* El Tacneño no va por un día a Cancún... El Tacneño veranea y vive en la Boca del Rio
* El Tacneño no trampea... el tacneño Ruquea
* El Tacneño no regresa temprano... el tacneño se boletea
* El Tacneño no la afana... el tacneño la jode
* El Tacneño no tiene a Tongo... pero tiene a Dante Cuneo
* El Tacneño no tiene al cholo sotil...el tacneño tiene a Carlin Valdivia , a Muca Medina, Tito Reyna .
* El Tacneño no tiene a Mercedes Soza ...Tiene a la tia Charito Mistral
* El Tacneño no tiene burdel...tiene su rico chorrillos.
* El Tacneño no tiene Cine Planet...tiene su Cine Pacifico
* El Tacneño no tiene a Alberto Andrade…Tiene a Lucho Torres
* El Tacneño no tiene a Jaime Bayly...Tiene a Fredy Gambetta Uria
* El Tacneño no surfea en Mancora...corre de pechito en playita brava
* El Tacneño no tiene Minka..... Tiene su Mercadazo GRAU
* El Tacneño no compra en Metro.... compra en la Genovesa, Titos market.
* El Tacneño no tiene Aura.... tiene al Eurobar
* El Tacneño no tiene Ripley...tiene D'moda
* El Tacneño no tiene Gamarra....Tiene la Cachina (Miami, Manhathan)
* El Tacneño no tiene señor de los milagros... tiene Señor de Locumba
* El Tacneño no tiene carapulca.....Tiene su Picante a la Tacneña con pan marraqueta

viernes, octubre 23, 2009

Thunderbolts: Warren Ellis

Los seguidores de Ellis pensarán que el talento de este genial escritor se desperdicia cuando escribe algún cómic de súperheroes del mainstream cuando, en cambio, podría dedicarse a escribir algo más interesante como Planetary (que eventualmente quisiera también comentar); sin embargo, yo considero que siempre es llamativo ver a un autor tan opuesto al mainstream haciendo algo para alguna de las grandes casas editoriales como son Marvel y DC. Y considerando su historial con los súperheroes, qué mejor elección que Warren Ellis para escribir un cómic sobre cómo un grupo de sociopatas puede ser aceptado como "heroico" por una opinión pública crédula y dispuesta a aceptar todo lo que los medios de comunicación le venda. Si la etapa de Busiek es la reconstrucción del género de súperheroes y la de Nicieza es la estabilización de los Thunderbolts como antiheroes, la etapa de Ellis abandona el trabajo previo para enfocarse en una historia oscura en la que los verdaderos personajes heroicos han sido dejados de lado en favor de sociopatas, dementes, asesinos o manipuladores que son aclamados por el público porque se encargan de brindarle ese falso sentido de seguridad y de mostrarle que ellos sí pueden hacer cumplir la ley. Cabe resaltar que incluso el arte se une a la finalidad de Ellis, reemplazando los trazos característicos de las historias de súperheroes que hace Tom Grumment por el estilo noventero y oscuro de Mike Deodato (que a pesar de brindarle una excelente atmósfera al cómic, peca por los excesos típicos de los 90s, sobretodo en lo que respecta a la anatomía de los personajes).

La etapa de Nicieza acaba de manera interesante, mostrandonos un equipo de Thunderbolts ligeramente desintegrado, habiendo perdido a su líder (en uno de los mejores momentos del personaje) y a gran parte de sus miembros, por diversas razones. Es así que tenemos a personajes tan secundarios como RadioactiveMan, Songbird, Moonstone y Swordsman como únicos miembros del equipo. Las preguntas que surgen son evidentes, ¿cómo vender un cómic con personajes tan poco conocidos? y ¿qué historias contar con ellos?. Afortunadamente, se contaba con un escritor talentoso como Warren Ellis para contar estas historias, pero como es evidente, no se puede contar una historia de antiheroes sólo con esos personajes, es necesario incluir a alguien más llamativo y más villano; por ello, personajes como Bullseye, Venom y Norman Osborn se unen a los Thunderbolts (siendo este último su nuevo líder) y como es evidente, después de ello todo puede salir mal.

Si bien la Guerra Civil de Marvel tuvo muchísimos problemas en su trama, Ellis hizo un trabajo excelente adaptándose al nuevo status quo, estableciendo a su equipo de Thunderbolts como cazadores de héroes, situación que a los miembros más honorables del equipo no les dejaba alternativa debido a su particular situación legal al haber tenido previamente una carrera de supervillanos. Pero el trabajo de Ellis no se limita a mostrarnos villanos persiguiendo héroes, sino que además sirve para demostrar el extremo al que se llega en una sociedad obsesionada con la seguridad y sometida a los medios; desde juguetes de los Thunderbolts (capturando una figura del fallecido Captain America) hasta su propio reality show, Who Wants to Be A Thunderbolt? (presentado por Stan Lee); a pesar de ser un equipo dirigido por un criminal como Norman Osborn, la idea de héroes que no tienen miedo de hacer cumplir la ley llama la atención del público y permite que Osborn demuestre que es más que un tipo disfrazado de verde y lanzando calabazas. Ellis revitaliza al personaje, convirtiéndolo en una mezcla de maestro manipulador y perfecto demente, siempre al borde de la insania (Deodato le da una dimensión interesante al basar el diseño del personaje en Tommy Lee Jones). Se puede decir que en sus mejores momentos, Osborn combina las características de Joker y Lex Luthor con una obsesión insana por Spider-Man (la escena de "Steel Spider, man" y el briefing de esa misión son simplemente geniales al mostrar la frágil mentalidad del personaje).




En general, se puede afirmar que Ellis hace un muy buen manejo de los personajes, desde Songbird y Radioactive Man como los únicos miembros del equipo con algo de moral y sensatez hasta Venom y su conflicto interno para no ser absorbido del todo por el simbiote, pasando por la manipuladora Moonstone o el sociopático Bullseye (al cual Ellis caracteriza en base al trabajo de Frank Miller con el personaje, incluso haciendo referencia a la legendaria ruleta rusa que "jugó" con Daredevil en el nro. 190 del cómic) , el atormentado Penance (que a pesar de su descarrilación en la Guerra Civil, es mostrado de manera solidaria en éste cómic) y el incestuoso Swordsman (que a pesar de su completa inutilidad a lo largo del cómic, es una muestra interesante de un esfuerzo fallido por la redención debido a sus propios complejos de superioridad). El trabajo de Busiek, por muy bueno que sea y con todo el respeto que merece, es manejado de manera destructiva por Ellis, mostrándonos su visión pesimista y enfermiza de lo que es ser un "súperheroe", un agente de la ley y el orden; incluso personajes marcadamente morales como Songbird muestran su debilidad, no fallándole a sus principios directamente sino sometiéndose a una autoridad cruel y casi criminal (aunque debo admitir que Ellis descarriló un poco a Swordsman y Moonstone, aunque ello sirvió para hacer un poco más interesantes a los personajes).

Y no sólo son los protagonistas los que resaltan en éste cómic; también los "villanos", aquellos héroes que se rehusan a cumplir con una ley abusiva, tienen momentos muy interesantes. Desde Jack Flag, un héro patriótico que ve luchar contra el crimen como un deber, a la vez de mostrarse como un héroe de tercera categoría, patético y esperando a que algún día el Captain America lo busque para que lo ayude a combatir el crimen, hasta Steel Spider, el perfecto ejemplo de por qué se buscaba establecer un registro de héroes, un fanboy con delirios de heroicidad que intenta a través de la violencia seguir el ejemplo de Spider-Man (y paga caro su terquedad e impulsividad). De entre los héroes presentados, resaltan también Doc Samsom, el psiquiatra de los súperheroes que a través de pseudopsicología demuestra que a pesar de ser un personaje tan poco importante, puede ser interesante, sobretodo por la forma como entiende e intenta ayudar a Penance; y American Eagle, que pasa de ser un token racial a ser un personaje interesante, que va más allá de los disfraces coloridos y la visión de "buenos contra malos", protegiendo a su comunidad ante todo.

Como ya mencioné anteriormente, me gusta leer más allá de lo que aparece evidentemente en los cómics, tratar de buscar un subtexto; probablemente ello sea innecesario en un cómic de algún autor de escasa fama, pero con Warren Ellis me parece que es un ejercicio válido. Y en éste caso, el subtexto que se puede encontrar en la trama es una "evolución" de lo que desarrolló Busiek, qué pasa cuando los villanos no están haciendo lo correcto, sino simplemente obligando a los demás a cumplir la ley; es una interesante subversión de la temática de Busiek y Nicieza, pues, a pesar de todo, el Baron Zemo y los demás miembros de los Thunderbolts eventualmente comprendieron lo importante y lo noble de ser un héroe; en cambio, Osborn, Bullseye y Moonstone simplemente hicieron uso de su nuevo rol como "agentes de la ley" para sus fines personales. Para nadie es secreto que Warren Ellis no es realmente un seguidor de las historias clásicas de súperheroes y Thunderbolts fue una excelente muestra de lo contrario a lo que estas contaban, los Thunderbolts de Ellis se limitan a hacer cumplir la ley, pero no hay una reflexión acerca de la naturaleza de ésta o de su contenido, los personajes son simples ejecutores y por muy eficaces que sean ante el público y en los hechos, ello no cambia el hecho de que son monstruos; el título del primer arco desarrollado por Ellis resume de manera genial el tema de éste cómic, Faith in Monsters; Thunderbolts es una reflexión (en medio de lo colorido y efectista del cómic de súperheroes) acerca de hasta qué punto podemos ser capaces de llegar para protegernos, ¿podemos poner nuestra fe en monstruos? ¿realmente todos merecen una segunda oportunidad? ¿es realmente sabio hacerle caso a la opinión pública en temas tan delicados? ¿sabemos quienes son las personas que han jurado protegernos?; el trabajo de Ellis plantea todas estas preguntas y las respuestas y consecuencias podemos verlas parcialmente en el trabajo de Ellis (la escena de Venom comiendo el brazo de Steel Spider y el colapso mental de Osborn son los mejores ejemplos) y de Bendis (en Dark Avengers, donde Osborn pasa de dirigir una operación secundaria como los Thunderbolts a encargarse de la seguridad del país entero); si bien Zemo se sacrificó para salvar el mundo (mientras afirmaba que no sería capaz de dañar a un mundo por el cual lucho tanto por proteger), Osborn y sus Thunderbolts se encuentran en el otro extremo, protegiendo al mundo únicamente porque ello responde a sus intereses particulares. No todos pueden redimirse y, aunque la historia contada por Ellis es simplemente genial en mi opinión, es un relato pesimista acerca de que a pesar de lo entretenido que puede ser ver la historia de un grupo de villanos y antihéroes, estos no dejan de ser precisamente eso, y en cualquier momento, se pueden quebrar y convertirse precisamente en aquello de lo cual queremos que nos protejan.

Thunderbolts: Kurt Busiek


Los seguidores de Marvel conocemos el origen de los Thunderbolts, pero para los que no lo conocen se puede resumir en lo siguiente: después de la mediocre saga de Onslaught, la mayoría de los súperheroes aparentemente murió, dejando únicamente a personajes como Spider-Man y Daredevil para proteger al mundo; pero como es el universo Marvel del que estamos hablando, personaje de nivel "callejero" como ellos no se encuentran favorablemente en la opinión pública, a diferencia de grandes héroes como Captain America o Iron Man. Es así que para llenar ese vacío en el mundo de los cómics y de la opinión pública en Earth-616 Kurt Busiek (con Mark Bagley en los dibujos) creó a los Thunderbolts, un nuevo grupo de súperheroes con un secreto.
Este secreto era que la verdadera identidad de los miembros de éste equipo era la de los Masters of Evil, villanos secundarios que a pesar de no ser muy reconocibles, planteaban una idea interesante; no eran villano haciendo actividades heroicas, sino villanos pretendiendo ser héroes para poder aprovecharse de su buena reputación para sus malvados fines. En su momento, el plot twist del final del primer número de éste cómic fue una de las mayores y menos esperadas sorpresas, generando una situación particularmente interesante.


No obstante, Kurt Busiek, a quien considero uno de mis autores favoritos gracias a éste cómic, Astro City y Marvels, no quiso desarrollar la idea del plan maligno de los villanos, al fin y al cabo, Busiek era un fan de los cómics clásicos de súperheroes, pero como todo fan razonable, él también había notado que el género se había estancado en cierto modo, por lo que cierta deconstrucción (como la realizada por Moore o Miller) era necesaria. De hecho, una de mis citas favoritas es de Busiek refiriéndose al tema de la deconstrucción:

"It strikes me that the only reason to take apart a pocket watch, or a car engine, aside from the simple delight of disassembly, is to find out how it works. To understand it, so you can put it back together again better than before, or build a new one that goes beyond what the old one could do. We've been taking apart the superhero for ten years or more; it's time to put it back together and wind it up, time to take it out on the road and floor it, see what it'll do."

Probablemente la cita no haga referencia a Thunderbolts pero aun así es aplicable puesto que en lugar de seguir el camino de "antihéroes de los 90s", el comic de Busiek decide enfatizar el aspecto heroico de los cómics de súperheroes a través del desarrollo de los villanos disfrazados de héroes. Si bien el "momento" de Thunderbolts se puede encontrar en plot twist del primer número, mi momento favorito es la última escena del Team-Up que tuvieron con Spider-Man, en la cual Abe Jenkins (antes conocido como el villano de Spider-Man, Beetle, y ahora asumiendo la identidad de Mach-1) confiesa que a pesar de que tuvo la oportunidad de acusar a Spider-Man de un homicidio y de ese modo vengarse por todas las veces anteriores en las que se enfrentaron, pero si bien eso es algo que Beetle podría haber hecho, Mach-1 no lo haría, porque a pesar de su plan secreto para aprovecharse de su fama y dominar el mundo, Abe comienza a sentirse bien de hacer el bien. Con ello, Busiek intenta mostrarnos que a pesar de lo mucho que se pueda deconstruir el género del cómic de súperheroes, la utilidad de dicha tarea se mide en base a las posibilidades que se tiene de tomar dichos conocimientos para crear una historia interesante y que "reconstruya" el género; sé que las historias de súperheroes pueden parecer trilladas o aburridas, pero tienen un componente valorativo muy interesante en el fondo, es la idea de hacer el bien porque es lo correcto, por muy circular que ello suene, y Thunderbolts de Kurt Busiek hace un trabajo interesante para demostrarlo.
Pero Busiek no sólo resalta lo importante del lado heroico, sino que toma alguno de los elementos generados en los 80s y 90s para darnos una historia que reconoce que ya no se pueden escribir los mismos cómics de hace 30 años; por ello el lema de los Thunderbolts es "Justice, like lighting, ever should appear to few men ruin, but to all men fear"; dejando de lado el hecho de que Busiek cito mal al autor, podemos entender a esta frase como una especie de reconocimiento del tipo de historias de la época, no basta con la intención de hacer justicia de los héroes clásicos, Busiek reconoce que los personajes que maneja ahora no provienen de ese ambiente en el que se generaron héroes como los Avengers clásicos; el miedo que imponen los nuevos héroes es un elemento que se debe tener en cuenta y que si bien Busiek no lo explota suficientemente, la idea permanece y será utilizada en el trabajo de Warren Ellis en este cómic.

El principal atractivo y aporte de Thunderbolts es ser un cómic en el cual se mezclaban de manera adecuada los mejores elementos de los cómics de súperheroes con los elementos de la época, antihéroes que no representan necesariamente los mismos ideales en los cuales se crearon a los héroes clásicos.

domingo, octubre 18, 2009

Thunderbolts: Prologo

¿a quién no le gustan los villanos? ¿qué serían los héroes sin sus enemigos?. En ciertas ocasiones se puede afirmar que los villanos son más interesantes que los héroes o que sin los primeros no existirían ni podrían ser definidos los segundos (opinión que omite el detalle que personajes como Spider-Man no se ponen el traje para golpear tipos sino para ayudar personas en todo tipo de problema, incluso accidentes; seguiría siendo un héroe aunque las historias sí serían un poco aburridas); sea cual sea la opinión que se tenga sobre los villanos, podemos ponernos de acuerdo en algo, los cómics de súperheroes no serían lo mismo sin ellos.
Sin embargo, las limitaciones del género obligan a los escritores a inventar excusas para que el héroe se vea imposibilitado de matar a sus enemigos (el caso de Batman y Joker es particularmente llamativo, considerando que éste villano nunca va a dejar de ser una amenaza pero a su vez es uno de los personajes más llamativos de DC) y con ello se puedan seguir contando historias interesantes con dichos personajes. Eso ha llevado a que en muchas ocasiones el rol de los villanos se limite a ser una amenaza temporal que se repite en ciclos que varían según el escritor (claramente existen excepciones, como Kraven o algunos de los villanos secundarios de Batman como el Pingüino o Riddler), estancando el rol de estos personajes a comportamientos cliché.
Afortunadamente, en ocasiones se les puede dar un uso interesante a los villanos y a la vez cambiar la manera como se presentan los cómics de súperheroes. Uno de estos casos fue Thunderbolts, uno de mis cómics favoritos porque logra manejar el concepto de "villano-protagonista" de manera interesante y a la vez es un cómic que a pesar de mantener el concepto base, ha cambiado mucho a lo largo de los años, desde sus "humildes" inicios a mediados de los 90 con Kurt Busiek hasta su rol como un equipo de black-ops con Andy Diggle en los números más recientes. Es así que en vista de que Thunderbolts es uno de mis cómics de súperheroes favoritos (aunque en este caso sea sobre súpervillanos), quiero dedicarle unos cuantos posts en los próximos días a comentar el progreso de esta serie a lo largo de los años, particularmente los recientes y así recordar por qué éste es uno de mis cómics favoritos.

lunes, octubre 12, 2009

Comics.21 para el 2010

Hace poco, leyendo el blog Noveno Arte, me enteré de lo que se anuncio para el próximo año (y lo que queda de este año) en lo que respecta a la publicación de cómics de Perú21; definitivamente es una lista interesante de cómics, pero no estoy seguro de cuán veraz sea (básicamente por ciertos títulos muy recientes o no tan rentables). Lo que se anuncio fue lo siguiente:

- Se continuará este año con Astonishing X-Men. Sinceramente no puedo creer que hayan demorado un año en seguir este genial cómic, aunque supongo que habrán querido imitar la sensación del público gringo ante los retrasos constantes de Whedon y Cassaday. En fin, supongo que sólo compraré Unstoppable porque ya tengo el TPB de Torn (que sinceramente es mi historia favorita del trabajo de Whedon y Cassaday).

- Se terminará la publicación de Amazing Spider-Man con One More Day. Ya he comentado antes cuanto odio esta historia, pero es inevitable su publicación considerando que es adecuado que Peru21 termine de publicar el trabajo de JMS en Spider-Man aunque sea en una historia tan mala como ésta. De todos, la compraré para terminar de completar mi colección de Spider-Man de JMS porque cuando se trata de Spider-Man o Daredevil no puedo evitar que mi fanboy coleccionista interno tome el control.

- Se continuará con Invincible Iron Man, publicando la saga Execute Program, que a pesar de no tener el mismo equipo creativo que Extremis (Warren Ellis y Adi Granov), continua la trama de esta historia y supuestamente expresa sus consecuencias en el universo Marvel. He leído comentarios diversos sobre esta saga así que aún tengo mis reservas acerca de si comprarla o no.

- Se publicará Ultimates. Probablemente pierda algo de credibilidad con lo siguiente que voy a decir, pero no puedo evitarlo; Ultimates es uno de los cómics más entretenidos que he leído. Me gustaría que hubiera algún buen director de películas de acción para poder compararlo con Mark Millar y Ultimates, pero lamentablemente no podre completar mi analogía (o simil, no recuerdo la diferencia). Si bien es ligeramente preocupante que el público no entienda la diferencia entre el universo Ultimate y el 616, me gusta la idea de que se publique este cómic porque es definitivamente una de las obras más entretenidas de la última década.

- Se publicará Captain America: Fallen Son. Loeb en Marvel (y no es Spider-Man: Blue/ Daredevil: Yellow/ Hulk:Grey) sólo puede significar una cosa, dibujos bonitos para una trama estúpida; definitivamente esto no lo voy a comprar.

- Se publicará Old Man Logan. Este es el que más dudas me genera; hace menos de un mes se publicó en USA el final de esta historia y ya Peru21 se está comprometiendo a publicarlo en el Perú; no tengo idea de si es que ya ha sido publicado al menos individualmente en España por lo que tengo mis dudas acerca de la posibilidad de que veamos éste cómic al próximo año. Sin embargo, en el hipotético escenario de que sí se publique Old Man Logan en el Perú, definitivamente lo voy a comprar; sé que no es el mejor trabajo de Millar ni la mejor historia de Wolverine, pero por lo que he visto y leído, es una historia interesante y no me he tomado la molestia de leerlo por internet mientras se publicaba.

- También se mencionó la posibilidad de publicar Thor y Captain America. Siendo honesto, a pesar de que me encantaría que publiquen los cómics de Thor de JMS o Matt Fraction y Captain America de Ed Brubaker, me parece un poco difìcil que sea posible. En primer lugar porque no son personajes tan populares (mucho menos Thor, al menos el Captain America apareció en Civil War con lo que el público ya lo ha visto en un comic) y en segundo lugar porque publicar sus historias puede ser complicado (no creo que quieran publicar el Thor de JMS desde sus inicios a pesar de ser un buen punto de partida y creo que es un poco tarde para comenzar a publicar el trabajo de Brubaker desde el inicio, tendrían que empezar con los números posteriores a la muerte de Steve Rogers y muchos no entederán quien es Bucky o cual es el rol de Red Skull). En fin, de todos modos estaré a la expectativa de estos personajes porque sería interesante ver algo distinto a Spider-Man y X-Men en lo que respecta a personajes de Marvel.

-Finalmente, tres comentarios más. Es cierto que no se ha dicho casi nada de DC (salvo la constante promesa de publicar The Long Halloween) por lo que supongo que en algún momento alguien se quejará del "monopolio" del mercado por parte de Marvel, lo cual es cierto, pero, personalmente, no me molesta demasiado porque Marvel es mi editorial favorita (salvo por Batman, Superman y las líneas Vertigo y Wildstorm de DC).

- Es cierto que casi todo lo que se viene para el próximo año es muy reciente (probablemente Ultimates sea lo más "antiguo", pero todo es de ésta década) y ello puede fastidiar a quienes quisieramos ver algo clásico y bueno (como hicieron con la excelente decisión de publicar Batman: Year One). Si bien no me molesta ver Ultimates en los puestos de periódicos de Lima, también sería interesante ver Kraven's Last Hunt, Avengers Forever, Dark Phoenix Saga, Crisis in Infinite Earths o Demon in a Bottle; no veo muchas razones en contra de publicar sagas clásicas aparte de la idea de que el lector quiere leer algo moderno en lugar de historias de hace 20 años, por lo que si ese es el razonamiento de Perú21, probablemente no veamos éstas historias clásicas nunca.

-Ello me lleva al tercer comentario, casi todo es cómic de súperheroes, lo más comercial del medio; nada me gustaría más que ver un cómic de Brian K. Vaughan, Warren Ellis o Neil Gaiman (por mencionar a autores conocidos del medio que han hecho cómics que no son de súperheroes pero que se mantienen dentro del mainstream) en los puestos de periódicos de la ciudad, pero es una posibilidad muy remota considerando que Perú21 sólo está interesado en ventas y con personajes conocidos como Spider-Man o Batman pueden asegurarse de que al menos tienen un mercado ligeramente amplio; si no quieren arriesgarse a publicar algo bueno y diferente, difícilmente yo pueda criticar su decisión, al fin y al cabo, si yo estuviera en su lugar, mi primera preocupación sería vender algo seguro y no arriesgarme a adquirir la licencia de algo que muchos no van a querer comprar. Además, yo como consumidor no puedo hacer nada respecto a qué cómics publican (de hecho, me preocupan más la línea editorial, la veracidad/imparcialidad de las noticias y los columnistas del periódico que si publican Marvel o DC y espero que esa también sea la preocupación primaria de quienes dirigen el diario).

Actualización: El blog de Comics.21 publicó "oficialmente" lo que se viene para el próximo año así que debo agregar algunas cosas a lo que señale ayer:

- Wolverine Evolutions de Jeph Loeb; al igual que Fallen Son, paso de comprar esto, no sólo porque está escrito por Loeb, sino porque es la infame historia de Romulus y cómo Wolverine tiene cierto background seudomitológico que lo condena a enfrentarse siempre a Sabretooth por el color de su pelaje (sé que suena forzado como lo que hizo JMS con Spider-Man pero eventualmente, cuando defienda el trabajo de JMS señalaré las diferencias).

- Thor de JMS, confirmados al menos los primeros 12 números. No soy un seguidor de este personaje pero considerando que el trabajo de JMS ha recibido buenos comentarios, creo que podría darle una oportunidad (sigo esperando que publiquen Incredible Hercules T_T)

- Invincible Iron Man de Matt Fraction; a pesar de no ser una historia particularmente llamativa, Matt Fraction es un escritor interesante así que le daré una oportunidad a éste cómic.

sábado, octubre 10, 2009

The Office

Quienes hayan leído posts más antiguos de mi blog sabrán que The Office es una de mis series de TV favoritas y que la historia de Jim y Pam, a pesar de sus altibajos, es uno de las historias más interesantes y tiernas de la historia de la TV. Hace unos días, después de 104 episodios, finalmente llegó el momento que casi todo fan de The Office estaba esperando, la boda de Jim y Pam.

(obviamente, lo siguiente tiene spoiler del episodio)

Lamentablemente, el episodio empezó de manera poco apropiada para el episodio de una boda, con los diversos personajes vomitando, personalmente ese tipo de humor no me gusta mucho por lo que en mi opinión éste fue el punto más bajo del episodio. Afortunadamente el resto del episodio valió la pena; de hecho, puedo decir que si juntaramos los primeros cuatro episodios de la temporada (exceptuando al tercero por cuestiones de trama) con la temporada anterior, podríamos considerar a éste episodio como un final apropiado para la serie.

Algunos elementos del episodio eran esperables, al fin y al cabo, las bodas en sitcoms suelen ser desarrolladas de modo que siempre algo malo pasa (me avergüenza admitir que recuerdo bien el episodio de la boda de Jesse en Full House, en el que llegó tarde a la ceremonia porque quedó atrapado en un árbol tras lanzarse en paracaídas...). Detalles como los zapatos de Kevin, (y el hecho de que haría una pareja interesante con Oscar) el accidente de Andy y las desventuras amorosas de Dwight y Michael fueron manejados con el usual estilo e inteligencia de la serie, de modo que a pesar de ser típicos eventos distractores en una boda, fueron en la mayoría de casos, graciosos y eso es lo que cuenta en una comedia.

Sin embargo, lo que distingue a The Office del resto de las grandes series de TV es que The Office tiene algo especial, tiene "corazón" (sí, es cierto que ocasionalmente Arrested Development y How I Met Your Mother tienen esos momentos especiales también, pero The Office es la serie que mejor lo ha manejado). Y precisamente podemos encontrar ese corazón en Jim y Pam (sí, también es cierto que Michael e incluso Dwight aportan a ello, pero considero que Jim y Pam expresan de mejor manera ese elemento sentimental que distingue a The Office). Es discutible quienes son la mejor pareja de la historia de la TV americana, pero definitivamente Jim y Pam son una de las mejores, no sólo por el hecho de que es la clásica historia de los amantes destinados a estar separados (Star-Crossed Lovers suena mucho mejor), sino que a pesar de una historia típica, The Office logra manejarla de manera genial y sutil; podría ahora enumerar los diversos momentos que Jim y Pam vivieron y señalar cómo a través de ellos se construía la imagen de una de las mejores parejas de la TV, pero creo que ello sería innecesario, un seguidor de The Office, por mucho que odie a la pareja, debe conocer cuales son los mejores momentos de ellos, y para quienes no vean la serie, enumerar los eventos les restaría la importancia y el impacto que tienen a lo largo de la serie. En fin, en este episodio, después de una larga espera, los seguidores de la serie finalmente podemos apreciar lo que sería el momento cumbre de la pareja, un momento que podría tratar de arruinar con cinismo o pesimismo, pero que hasta yo debo aceptar que fue simplemente genial.

Ello me lleva a otro tema, la ceremonia en sí, específicamente el momento del baile. Siguiendo a un famoso video de YouTube (del que no había escuchado hasta haberlo visto en The Office, pero que tiene al menos 2 millones de visitas hasta ahora), los diversos personajes secundarios de The Office comenzaron a bailar; definitivamente éste fue el momento WTF del episodio y por unos instantes no comprendí qué pasaba (aunque las menciones a YouTube me hicieron sospechar que debía referirse a algún meme que yo desconocía) pero a medida que la secuencia continuaba y se intercalaba con escenas de la verdadera boda de Jim y Pam (en un bote, como se hizo mención en Booze Cruise; una excelente referencia a la continuidad de la serie), no me quedó duda de que fue un momento muy bueno. Sí, es cierto que una serie de TV no debería "copiar" a una referencia de Internet, en especial para un episodio tan especial como éste, pero también es cierto que en el contexto de la serie esto tuvo mucho sentido, ¿se podía esperar otra cosa de Michael, Dwight o los hermanos de Jim?, los personajes de The Office se caracterizan por hacer uso de estas referencias estúpidas y pasajeras (por ello Jim y Pam mencionan explícitamente que no querían que en su boda se utilice esa secuencia de baile, sabían que era exactamente lo que iba a suceder); probablemente en 20 años nadie recuerde el video de YouTube y la referencia usada en The Office tenga que ser innecesariamente explicada, pero ello no le quita sentido en el contexto de la serie, esa mezcla entre sentimiento y absurdo, como no podía ser de otro modo en una serie de televisión acerca de la gente que trabaja en una empresa que vende papel; ¿alguien se imaginaba que una premisa tan burda y simple podía generar una de las mejores comedias de todos los tiempos?, creo que la respuesta es no, porque difícilmente podría imaginar que al utilizar los elementos típicos de una oficina y mezclarlos con lo graciosamente absurdo de ese mundo de clase media que representan los personajes, se conseguiría una serie como ésta. Por muy ridículo que parezca, considero que este episodio en general es uno de los mejores de The Office a pesar de los problemas menores (sobretodo de continuidad, con el episodio anterior; y algunos detalles de edición) y una de las mejores bodas de la TV (aunque es debatible si es mejor o no que la de Marshall y Lily en HIMYM)

miércoles, octubre 07, 2009

The League of Extraordinary Gentlemen (Vol.1)


Cualquier lector de cómics contemporáneos sabe que Alan Moore es uno de los autores más importantes y de mayor calidad de este medio, por lo que sería innecesario y redundante tratar de señalar cuales son los méritos de este loco británico. Sin embargo, he notado que desde The Killing Joke no he comentado otras obras de Moore (lo cual es particularmente ofensivo si tomamos en cuenta que he comentado 4 cómics de Jeph Loeb), por lo que quiero comentar en este ocasión una de la obras más creativas, como no podía ser de otro modo con Moore, que he leído: The League of Extraordinary Gentlemen (y trataré de contener mis insultos hacia la terrible adaptación cinematográfica de hace unos años).

Quiero empezar señalando que TLOEG es prácticamente pornografía para los entusiastas de la literatura victorina/edwardiana, es decir, la cantidad de historias, referencias y detalles de esa época que Moore ha utilizado para contar esta historia va de lo interesante y culturalmente desafiante para el lector, a lo innecesariamente cargado y distractor (siendo The Black Dossier el peor de los casos, salvo por las referencias a Harry Lime, al Hynkel de Chaplin y a James Bond). Por ello, decidí en este caso comentar al primer volumen de ésta saga, pues considero que por el hecho de presentar a los personajes y desarrollar su primera aventura, éste volúmen refleja el mejor momento de la saga (aunque debo admitir que la trama del segundo es más llamativa, la menor escala y el ser una historia de presentación hacen del primer volúmen una mejor obra para presentarla a nuevos lectores).

De manera general puedo señalar que la trama es acerca de un grupo de héroes conformado por personajes de la literatura de la época/que se desarrolla en la época (Mr. Hyde, el Capitán Nemo, Mina Harker, el Hombre Invisible y Allan Quatermain) que son reclutados por el Servicio Secreto Británico para enfrentarse a diversas amenazas (en el primer volúmen Fu Manchu, en el segundo, los invasores de la Guerra de los Mundos). Sin embargo, Moore no presenta a sus personajes como clichés de cómic de súperheroes, sino que trata de mostrarnos a héroes muy humanos y a la vez monstruosos (probablemente el Hombre Invisible sea el caso más repulsivo). A la vez, Moore hace un manejo de las literatura de la época que le permite desarrollar una historia llamativa que incorpora de manera sútil (en la mayoría de los casos) dichos elementos (como Naná de Emile Zola, mezclado con los asesinatos de la Rue Morgue de Edgar Allan Poe y muchos otros detalles que el lector informado puede identificar y que aumentan el entretenimiento provisto por el cómic (aunque es cierto que puede ser un disuasivo para quienes no está muy familiarizados con la literatura).

Probablemente no haya expresado de manera adecuada los méritos de ésta obra de Moore, sin embargo, considero que mientras más hable de ella probablemente termine reduciendo el interés de los posibles lectores. Es cierto que TLOEG no es la mejor obra de Moore, pero sí es uno de sus trabajos más creativos, pues toma algunos elementos del clásico cómic de súperheroes y los transforma en algo original que permite que el lector explore de manera diferente dicho estilo; al tener a Minar Harken como la determinada heroína y lideresa del grupo desafía el clásico formato del cómic de súperheroes, pero al mantener la dualidad con personajes como Hyde y Jekyll, se juega con un concepto que si bien no es original del cómic de súperheroes, ha sido manejado por este siempre de algún modo u otro. Definitivamente puedo recomendar éste comic porque a pesar de que pueda ser un poco difícil de leer, es una de las obras más creativas que hayan sido hechas y en un medio caracterizado por el estancamiento como el cómic de súperheroes, ideas como las de Moore son bienvenidas siempre y cuando tengan la calidad que autores como éste suelen garantizar.

lunes, setiembre 21, 2009

Emmy 2009

La verdad es que no tengo mucho que decir acerca del Emmy de este año (aparte de que debo comenzar a ver Mad Men). Lo único que me impresionó fue la interrupción de Dr Horrible; me sorprendió que en una ceremonia tan "mainstream" como los Emmys hayan hecho una referencia a una de las más geniales producciones que se hayan hecho para internet. Es una lástima que las políticas de derechos de autor de YouTube impidan que pueda poner el video acá (o por lo menos un link al video), pero al menos pude verlo durante la transmisión en vivo y fue simplemente sorpresivo y genial.

lunes, setiembre 14, 2009

25 cosas que toda colección de cómics debe tener

The ISB es uno de mis blogs favoritos; me encanta el sentido del humor nostálgico de Chris Sims y su inevitable apología por los viejos tiempos en los que las historias podrían ser acerca de Batman lanzandole la batería de un auto a un criminal. Uno de mis posts favoritos es su lista de 25 cosas que toda colección de cómics debe tener, que he decidido adaptar un poco a mis posibilidades, para poder determinar qué tengo y qué me falta:

1. Gorilas (tendré que esperar a comprar el TPB de Agents of Atlas o de Doom Patrol)

2. Historias de la Golden Age (The Best of the Spirit)

3. Un comic de Kyle Baker

4. Una novela sobre cómics (The Amazing Adventures of Kavalier and Klay de Michael Chabon, obviamente).

5. Algo que te hará sonar inteligente en público (Maus, para conocimientos del Holocausto)

6. Un cómic muy grueso (supongo que Essential Spider-Man 1 y 2 juntos pueden bloquear una bala)

7. Un número de Pizzaz

8. Un cómic escrito por un rapero

9. Jack Staff

10. Una historia que trata sobre un tema serio (Amazing Spider-Man, el número del 11 de Setiembre, y obviamente, Maus)

11. Algo romántico (¿Daredevil Yellow? ¿los números de Amazing Spider-Man de JMS en que Peter y Mary Jane se reconcilian?)

12. Cover Girl

13. Algo que es completamente genial pero no entiendes

14. Algo que puedes darle a alguien que no entiende los cómics (Maus es lo único que ha tenido efecto en mis amigos)

15. Algo que estaba adelantado 10 años a su tiempo

16. Porno

17. Algo para niños (¿Mafalda?)

18. Una colección impresa de un webcomic (tengo un one-shot de Penny Arcade, my webcomic favorito)

19. Una historia que toca tu cerebro/corazón/entrañas (creo que Daredevil Born Again y The Killing Joke, son simplemente geniales)

20. Una historia que hayas tenido que buscar (no me fue sencillo conseguir los números 11 de Astonishing X-Men y 47-50 de Amazing Spider-Man)

21. Showcase Presents Sugar and Spike

22. Un cómic en que alguien golpee a Hitler

23. Algo que amas salvo por un pequeño detalle (Daredevil Yellow fue escrito por Jeph Loeb/ The Killing Joke y Batman: Year One están en español...)

24. Algo que no es realmente muy bueno pero significa mucho para ti (Fantastic Four Vs X-Men; mi primer comic; historia estándar de Chris Claremont pero tiene un gran valor sentimental para mí)

25. Algo que odias absolutamente (si Peru21 publica One More Day, supongo que lo compraré sólo para cumplir con esta categoría).

viernes, agosto 21, 2009

Amazing Spider-Man #600


Tengo muchas que decir sobre One More Day y sus efectos en Spider-Man. Desde la idea general de que es necesario resetear la continuidad del personaje hasta la ejecución y el arte mismo de los comics de esa historia, OMD demostró lo peor de la industria del cómic, editores que creen que sus decisiones son las únicas que valen, dejando de lado el trabajo de escritores talentosos a lo largo de los años y usando la excusa de que "es magia, no tenemos que explicarlo" para justificar su actuación. Debido a la pésima calidad de OMD, dejé de lado los cómics de Spider-Man que continuaron dicha saga aunque guiándome por los comentarios que leía en Internet, me enteraba de que a pesar del trabajo de Dan Slott y otros autores por brindarnos historias frescas e interesantes, su esfuerzo era insuficiente para eliminar el recuerdo de OMD y ciertamente no culpo a los fans (o por lo menos, no del todo, recuerden que los fans de cómics no son precisamente el grupo más razonable). No fue sino hasta que Joe Kelly comenzó a escribir American Son, el tie-in de Amazing Spider-Man con el evento Dark Reign que recuperé el interés en mi personaje favorito y aunque American Son está lejos de ser la mejor historia de Spider-Man, fue lo suficientemente buena como para convencerme de darle una oportunidad a Marvel y a Brand New Day en general (aunque admito que sólo he leído New Ways to Die, que a pesar de presentar un concepto ligeramente estúpido como Anti Venom, tenia un guión interesante además de contar con el arte de John Romita Jr.). Fue precisamente gracias a American Son que decidí darle una oportunidad al número 600 de mi personaje favorito (aunque probablemente lo hubiera leído de todos modos, considerando que el capítulo 600 de un cómic como Amazing Spider-Man es definitivamente un número importante) y, a pesar de las reacciones mezcladas que he podido apreciar en la web, creo que valío la pena.

Antes de comentar la historia principal, quisiera decir algunas cosas acerca de los extras que incluía este cómic. Definitivamente uno de los mejores fue la historia de Stan Lee (con dibujos de Marcos Martin), en la que una especie de Stan Lee joven actúa como psicólogo del protagonista, haciendo geniales referencias a la historia del personaje y a los cambios que ha tenido a lo largo de los años (desde la saga de los 6 brazos hasta su complicado historial amoroso); a veces la gente olvida que Stan Lee es más que un viejo gracioso que tiene cameos en las películas de súperheroes; Lee es un escritor talentoso que si bien no está en el nivel de Alan Moore o Neil Gaiman, ciertamente puede captar la esencia de lo que es un cómic de súperheroes, en especial cuando se trata de su mejor creación. Las demás historias tambien son interesantes, aunque la de Zeb Wells es particularmente graciosa por el cameo de Comic Book Guy de Los Simpsons y el infame Spider-Mobile.

Finalmente, si bien la omisión de la galería de portadas presente en todos los demás nros. 600s o 500s que Marvel ha publicado este año es particularmente "ofensiva" para el coleccionista de este personaje o el seguidor de su historia, la inclusión de la portadas que nunca se verán fue interesante; mi favorita fue la de Bendis y Janson, el (legalmente imposible por cuestiones de derechso de autor) team up entre Spider-Man y Batman, y, sorprendentemente, el de Loeb y McKone, que no sólo hace referencia a una portada clásica de Batman y Superman si no que también demuestra de que...Jeph Loeb aún tiene algo de talento (sí, sé que es difícil de creer).

El cómic principal, a diferencia del caso de Daredevil en que complementa una historia ya desarrollada y presenta un nuevo status quo o el del Captain América que sirve para presentar una nueva historia a la vez que "homenajea" a Steve Rogers, es prácticamente una historia independiente; no es necesario conocer los detalles de lo ocurrido a lo largo de Brand New Day para entender lo que Slott intenta relatar. Básicamente la trama nos muestra al Doctor Octopus que al ver que su cuerpo está en un estado particularmente malo, decide asumir el control de todas las máquinas de la ciudad con el objeto de "mejorar" la vida de los ciudadanos, pero como un súpervillano no es confiable, Spider-Man tiene que detenerlo (lo cual es razonable en vista de que Octopus estaba usando su control tecnológico para fines personales como eliminar a Spider-Man). Las interacciones entre los personajes (particularmente Spider-Man y Johnny Storm) están bien desarrolladas, lo cual captura de manera adecuada el espíritu de lo que es una ciudad llena de súperheroes como es New York.

Dejando de lado la parte "súperheroica" del cómic, pasamos al melodrama clásico en Spider-Man, en esta ocasión representado por la boda entre la tía de Peter y John Jameson Sr. (padre de JJ Jameson; sí, es tan raro como suena). Nuevamente el guión de Slott revitaliza una historia que no es particularmente interesante ya que las interacciones entre los personajes (sobre todo Peter y JJ) y la muestra de casi todo el elenco de personajes secundarios de Spider-Man hacen que una historia ligeramente simple como la boda de dos ancianos sea interesante. Sin embargo, el verdadero momento de este cómic y que espero que en futuras ediciones tenga importancia es el regreso de Mary Jane, lo cual en el mejor de los casos puede indicar un giro interesante en el mundo de Spider-Man post-OMD.

Personalmente, me parece que Amazing Spider-Man 600 es un buen comic ya que logra contar una historia entretenida y sin mayores presunciones; Slott intentó capturar el espíritu entretenido de los cómics de la era de Stan Lee o de JMS; no todo número 600 debe intentar cambiar radicalmente al personaje, a veces es suficiente con entretener al lector, siempre y cuando dicho entretenimiento sea de calidad y no implique que a largo plazo se deje de lado el desarrollo del personaje o de otros aspectos importantes. No es el cómic perfecto, pero es entretenimiento de calidad y ciertamente una buena señal acerca de cómo serán los cómics de Amazing Spider-Man en el futuro, en el mejor de los casos.

Daredevil #500



Durante las vacaciones aproveche para leer todo el trabajo de Brian Michael Bendis y Alex Maleev y de Ed Brubaker y Michael Lark en Daredevil y a pesar de que no el trabajo de ambos equipos creativos no fue perfecto, ciertamente es de lo mejor que he leído sobre el personaje y como cómic en general. La idea de que la identidad de Daredevil sea revelada al mundo y las consecuencias diversas que esto tiene, sumado al colapso nervioso del personaje además de su vieja rivalidad con el Kingpin permitió que ambos autores desarrollen historias muy interesantes en las que en lugar de huir de los eventos desarrollados como hizo Quesada con One More Day en el caso de Spider-Man, encararon las consencuencias y pudieron contar historias que demostraban no sólo la mentalidad del personaje sino también la visión del mundo que tienen los habitantes ficticios de la Tierra-616.

Desde que terminé de leer estos geniales cómics tenía ganas de hacer un extenso comentario acerca de la genialidad del trabajo de Bendis y Brubaker (sin dejar de lado el talento artístico de Maleev y de Lark), sin embargo, me parecía un poco complicado escoger un sólo arco de trama que comentar y más complicado aun hacer un comentario general sobre la obra de ambos equipos; es así que aprovechando que esta semana salió finalmente el último cómic de Daredevil escrito por Ed Brubaker antes de pasarle la tarea a Andy Diggle (quien a pesar de hacer un trabajo interesante en Thunderbolts tiene una barra muy alta que superar).

Antes de comentar la trama principal de Return of the King y de este cómic específico, quiero resaltar las historias adicionales que incluyo. Si bien Ann Nocenti no cuenta con el reconocimiento que tiene Miller o Bendis como escritores de Daredevil sería injusto negarle la importancia y el talento que demostró durante los años en los que junto a John Romita Jr. (uno de mis artistas favoritos) trabajo de manera interesante al personaje (recordemos la creación de Typhoid Mary, uno de los personajes más interesantes del mundo de Daredevil que lamentablemente no ha sido utilizada adecuadamente por otros autores; o el genial momento en Acts of Vengeance cuando un debilitado Daredevil "decapita" a Ultron usando únicamente un palo de madera); su historia dentro de este cómic logra ser particularmente interesante a pesar de sus tintes sombríos, además, el arte de David Aja encaja a la perfección con el relato de Nocenti y no decepciona ni en las escenas de acción ni en aquellas de introspección en los personajes.
También es digna de ser resaltada la reimpresión del clásico de Frank Miller Daredevil #191, la ruleta rusa entre Daredevil y un incapacitado Bullseye, un perfecto epílogo a los eventos iniciados con la primera aparición de Elektra. Desde la eliminación completa de los fondos hasta la historia paralela, DD #191 es definitivamente uno de los mejores trabajos de Frank Miller, casi al nivel de Born Again en sus mejores momentos y a pesar de ser un cómic de súperheroes, no necesita más acción que el protagonista hablando con su tradicional rival y demostrándole que a pesar del peligro que este representa y el daño que ha causado, el héroe como tal no puede matar a su enemigo, aunque ello lo condene a enfrentarlo hasta el final.
Finalmente, la otra historia adicional presentada en este cómic es un avance de Daredevil: The List, que finalmente une los cómics de éste personaje con el evento Dark Reign. La idea de Norman Osborn eligiendo a aquellos personajes que considera amenazas mezclada con los cambios en la vida de Matt Murdock puede ser interesante y por lo que he visto en este avance, Andy Diggle presenta de manera interesante la historia, sólo espero que el desarrollo de ésta valga la pena.

Daredevil #500 marca el final de Return of the King, una historia que prometía cambiar nuevamente el status quo de Daredevil como hiciera Bendis anteriormente durante Out y sobretodo al final de The Murdock Papers. Nuevamente se nos muestra la lucha de poder entre una fuerza exterior (the Hand, viejos enemigos de Daredevil) contra el Kingpin del crimen de New York, Wilson Fisk (personaje que a Bendis y Brubaker han logrado explotar mejor que ningún autor, salvo, probablemente, Miller en Born Again), lo cual a su vez involucra a Daredevil quien luego de haberlo perdido casi todo a lo largo de los años de Bendis y Brubaker (particularmente en Without Fear y algunos momentos de Lady Bullseye, historias que Brubaker ideó precisamente como preparación para el clímax de este número y también para demostrar que Daredevil es un personaje cuyo valor está en que de entre las peores situaciones siempre logra levantarse; ambos arcos son bastante recomendables a pesar de que para el lector común sean demasiado depresivos por todo lo que tiene que sufrir Matt Murdock), decide aliarse con Fisk para derrotar a the Hand de una vez por todas, sin saber que su viejo rival tiene sus propios planes.

No quiero desarrollar extensamente la trama de Return of the King, sino simplemente quiero indicar que el trabajo de Brubaker en esta historia ha superado a casi todo lo que ha realizado anteriormente en Daredevil (salvo, probablemente, su primera historia, The Devil in Cell Block D que espero tener tiempo de comentar en otra ocasión). Si bien en algunos momentos no comprendía del todo qué era lo que Brubaker estaba buscando a través de la extraña persecusión de the Hand y Lady Bullseye a Daredevil y otros personajes, finalmente Brubaker logra explicarlo todo de manera adecuada, demostrando por qué él se gana la vida escribiendo cómics y yo lo hago estudiando derecho (sí, me robé esta frase de The Other Murdock Papers). La idea de que Daredevil asuma la dirección de esta organización secreta presenta un paralelo interesante con los eventos vistos en Hardcore y The King of Hell's Kitchen cuando Murdock asume el rol de Kingpin de su zona para llenar ese vacío de poder y demostrarle a los criminales que en su ciudad él es quien manda. Al asumir el liderazgo de esta peligrosa organización (recordemos los eventos de Wolverine: Enemy of the State y Agent of SHIELD para ver la extensión del daño que puede causar este grupo cuando se encuentra bien organizado) el futuro de Daredevil es particularmente interesante ya que nos presenta al héroe tratando ya no de luchar contra el enemigo, sino tratando de cambiarlo desde adentro.

Desde que Kevin Smith revitalizó en cierto modo a Daredevil este ha sido uno de los cómics más interesantes de Marvel. A pesar de que tuvo momentos poco estelares (como aquellos cómics escritos por Bob Gale o el énfasis de David Mack en Echo, que a pesar de no ser historias malas, no encajaban completamente en la historia que Bendis estaba contando), en general es uno de los mejores cómics que he leído (y puedo decir, orgullosamente supongo, que lo he leído en su totalidad). La perfecta combinación entre historias del mundo criminal y del mundo de los súperheroes hacía de Daredevil un caso interesante en medio de los numerosos cómics del mercado, de los grandes crossovers y de las historias llamativas que siempre prometen cambiarlo todo pero al final no modifican nada. Bendis le brindó una nueva vida a Daredevil destruyendo a Matt Murdock poco a poco, tarea que Ed Brubaker continuó quizás con un afán casi sádico (Without Fear es probablemente uno de las historias de súperheroes más frustrantes porque demuestra que a veces el protagonista no sólo no detiene al villano sino que al final lo pierde todo a cambio de nada), pero que en ningún momento dejaba de demostrar el amplio talento de este escritor. Definitivamente extrañaré el trabajo de Ed Brubaker en Daredevil y espero que Andy Diggle (quien me ha demostrado en Thunderbolts que es capaz de contar historias interesantes aunque hasta ahora no ha llegado a desarrollar una conclusión adecuada a ninguna de ellas) logre mantener la alta calidad de este cómic, manejando adecuadamente el nuevo status quo de un hombre que al haberlo perdido todo no tuvo mayor opción que tomar el camino que menos esperaba.

martes, agosto 11, 2009

Marvel 70 Años

Hoy se conmemoran 70 años de Marvel Comics (aniversario que toma en cuenta su tiempo como Timely Comics y como Atlas Comics, porque, sinceramente, decir que empezó en 1961 hace que a pesar de todo la empresa se vea algo joven, comparada con su Distinguida Competencia) y creo que debería hacer un comentario al respecto al ser Marvel la empresa de cómics que más he seguido. Para ello, quiero dejar de lado los comentarios generales acerca de las virtudes de Marvel sobre DC, sus defectos o su historia; quiero hacer de éste un post un poco más personal (por lo que asumo que mis escasos lectores no tendrán tanto interés en él).

Mi primer cómic fue uno de Marvel, el TPB de Fantastic Four Vs X-Men; el cómic me encantó, aunque mis personajes favoritos de la caricatura de X-Men no estaban presentes (Gámbito aun no había sido creado, Nightcrawler y Colossus estaban en coma). La historia se desarrollaba poco después de los eventos de la masacre de los Morlocks y relataba cómo los X-Men buscaban la ayuda de Reed Richards (y luego del Dr. Doom) para curar a Kitty Pryde, quien luego de la batalla había quedado confinada a un estado casi etéreo. Si bien la trama no es particularmente memorable, este cómic tiene un lugar especial para mí al ser el primero que compré (quien diría que años más tarde Chris Claremont se convertiría en un escritor que me cause sentimientos mezclados y que Ann Nocenti, editora de esta historia, tendría un trabajo infravalorado en Daredevil).
Y fue así cómo con un cómic bastante simple de lo 80s comenzó mi interés en Marvel, con el paso de los años no fui acumulando cómics debido a que en mi ciudad era un poco difícil conseguirlos (el TPB que mencioné lo compré en Arica) y seguí las caricaturas de X-Men, Spider-Man, Hulk y Fantastic Four (Iron Man no me parecía tan entretenido) hasta que eventualmente mi interés por los súperheroes fue reduciéndose. Tuvieron que pasar varios años más para que un documental de History Channel reviviera mi interés, mostrándome que los cómics en general eran un medio artístico interesante y que ofrecía historias tan diversas como cualquier otro; gracias a este documental y a la Internet, mis conocimientos de cómics fueron aumentando hasta que en el 2006 logre encontrar el modo de descargar cómics (siendo los primeros que encontré en Internet Marvel 1602 de Neil Gaiman y Ultimate Spider-Man de Brian Michael Bendis) y es realmente en esa fecha en que me convertí en un lector de cómics realmente.
Sé que no llevo muchos años como lector de cómics, pero eso no cambia el hecho de que de algún modo u otro, las historias de los personajes de Marvel siempre han sido parte de mí, por así decirlo. Desde la caricatura de Spider-Man con Iceman y Starfire hasta el más reciente capítulo de Daredevil, los personajes de Marvel me han brindado entretenimiento genial en algunos casos o simplemente absurdo en otros; sin importar cómo lo hagan, y a pesar de lo criticable, siempre puedo confiar en que Marvel me va a brindar entretenimiento de calidad.
Han pasado 70 años desde que el Capitán América golpeó a Hitler en la cara y no han sido en vano, Marvel Comics es una de las grandes empresas de cómics porque a pesar de todo lo que se le pueda criticar al género de súperheroes, nos brinda historias que ciertamente logran entreternos y, en el mejor de los casos, tal vez llegan a afectarnos de manera más personal.

lunes, agosto 03, 2009

Fuck You Jeph Loeb Parte 3: Ultimatum

(Dejando de lado el inmaduro título de este post que inevitablemente debía utilizar para seguir con la tendencia iniciada con los anteriores dos posts criticando a Jeph Loeb)

Hace unos días terminé de leer Spider-Man: Blue, uno más de la trilogía de historias recicladas que buscaban mostrar el lado más humano de personajes de Marvel (como Daredevil: Yellow, historia que ya he comentado favorablemente antes), y estaba dispuesto a comentar dicha historia en mi blog, considerando que a pesar de ser una trama reciclada del trabajo clásico de Stan Lee, era un cómic interesante. Sin embargo, hace unos días también salió a la venta el quinto número de Ultimatum, con lo que se daba fin a esta saga. Considerando que al fin ha concluido esta terrible historia (que continuando los eventos narrados en Ultimates 3, mostraría eventos que transformarían al universo Ultimate, que para quienes no lo sepan, es un mundo alternativo creado por Marvel con el objeto de poder contar historias más modernas y no tener el peso de la continuidad existente desde los 60s), considero adecuado hacer un comentario final al respecto.

A pesar de que el trabajo de Loeb en Ultimates 3 fue pésimo y de que Ultimate Origins (la saga que serviría como prólogo a Ultimatum) fue interesante a pesar de plantear algunos retcons innecesarios, decidí no leer Ultimatum con prejuicio alguno. Sin embargo, esa actitud positiva no duró mucho tiempo y ya para el segundo número estaba convencido de que Ultimatum era un cómic terrible y que el talento actual de Loeb se encontraba muy lejos de aquel que vimos en The Long Halloween o incluso en Daredevil: Yellow/Spider-Man: Blue. Cuando el mejor recurso que tiene un escritor para generar suficiente drama es causar muertes innecesarias, probablemente no estemos ante un buen escritor; cuando esas muertes son tratadas de manera irrelevante, usadas sólo para el shock y mostradas de manera innecesariamente violenta (como por ejemplo, la imagen de Wasp siendo devorada por Blob y más adelante, Blob siendo devorado por Hank Pym), entonces ya pasamos a un nivel especial de falta de talento, un nivel que yo creía que sólo tenían autores tan infames como Rob Liefeld o Chuck Austen.

Marvel prometía que Ultimatum sería un evento que cambiaría el universo Ultimate para siempre, algo que probablemente sí haya sido necesario en vista de que salvo Ultimate Spider-Man, los cómics de este universo habían llegado a un punto en que dejaban de mostrar tramas interesantes o creativas que justificaran su permanencia. Claro está, es muy distinto cancelar un título y dejar a sus personajes en el limbo que descarrilar completamente a un personaje (en este caso Magneto) convirtiéndolo en un genocida y aprovechar eso para deshacerse de personajes "innecesarios" (casi todos personajes secundarios como Beast, Daredevil o Nightcrawler). Ultimatum, durante sus 5 numeros, se caracterizó básicamente por la cantidad de muertes que mostró (32 personajes murieron, algunos offpanel, algunos de manera rápida, otros de manera gráfica y violenta; algunos no eran muy distintos a sus versiones tradicionales como Blob, otros eran variaciones interesantes como Toad, otros fueron descarrilados por Loeb, como Thor o Magneto), todas ellas como un vano intento de limpiar el universo Ultimate y de vender más cómics prometiendo muertes y escenas violentas (aunque es necesario admitir que no todas las muertes fueron en Ultimatum sino en los tie-ins de los demás cómics del universo Ultimate). Personalmente, creo que la muerte de un personaje no tiene que estar completamente justificada o ser parte de un sacrificio heroico o gran batalla, puede ser algo completamente carente de sentido, aleatorio, como suele ser en la vida real, pero tiene que cargar con el adecuado peso emocional y no ser una cuestión de "una ola gigante destruye New York y mata a miles" que no causa ningún desarrollo en los supuestos héroes (salvo Spider-Man, el único personaje que logró mantener la calidad de su cómic a lo largo de este horrible evento gracias al talento de Brian M. Bendis para escribir Ultimate Spider-Man).

Respecto a la trama, debo admitir que la idea de Magneto cobrando venganza contra toda la humanidad es interesante a pesar de que ya ha sido utilizada muchas veces. Sin embargo, la manera en que es ejecutado este plan es horrible; lo particularmente ofensivo es la idea de que Magneto está dispuesto a utilizar a sus propios seguidores como hombres-bomba, explotando de manera terrible el poder de Jamie Madrox (idea que ya había utilizado Apocalipsis en Age of Apocalypse); muchos afirman que Planet X es uno de los peores trabajos de Grant Morrison porque descarrila completamente a Magneto, sin embargo, Loeb ha superado a esa saga, mostrándonos al peor Magneto de todos. Como si eso no fuera suficiente, la manera en que los héroes reaccionan al desastre es carente de toda emoción, lo cual es terrible considerando que son "súperhéroes". Sin embargo, lo que se lleva el premio a la peor trama de todo el cómic es el "plot twist" que revela quién estaba detrás de todo esto, Pietro y Wanda, hijos de Magneto que supuestamente habían muerto en Ultimates 3 y que habían motivado que su padre llegue a tomar medidas extremas; a Loeb no le importa ignorar eventos que él mismo contó, así como no le importa que los personajes no hayan tenido interés en los planes de su padre cuando fueron introducidos en el universo Ultimate; para Loeb una buena historia de Marvel es aquella que se acerca lo más posible al universo oficial (616) con cambios que él considere necesarios, sin importar la continuidad establecida por autores mucho más talentosos como Mark Millar (que si bien puede ser criticado por muchas razones, es, a pesar de todo, un autor mucho mejor que Jeph Loeb).

Muchos afirman que la razón por la que Loeb sigue vendiendo gran cantidad de cómics a pesar de que es un pésimo escritor es porque a algunas personas no les importa el terrible guión y prefieren sólo admirar el dibujo de David Finch; sin embargo, yo no puedo disfrutar un cómic ignorando el guión; un cómic no está compuesto únicamente por los dibujos o las palabras, sino que es una mezcla de ambos, debe existir una armonía entre ambos elementos, con lo cual se tendría un cómic verdaderamente bueno. Loeb es inteligente al trabajar con buenos artistas (usualmente con Tim Sale), pero eso no lo salva de ser un terrible escritor, como lo ha demostrado con Ultimatum. El universo Ultimate tenía problemas, ya no era tan rentable o interesante como había sido a principios de esta década, pero ni siquiera el menos interesante de los universos de Marvel merecía que se le dé el trato que Loeb le dio en Ultimatum; este cómic es un insulto a todos aquellos que apreciamos el arte secuencial como una forma creativa e interesante de arte y entretenimiento. Me ofende como seguidor del universo Ultimate, como aficionado a Marvel y como lector de cómics en general; cuando hay obras tan geniales como Fables, The Walking Dead o el mismo Ultimate Spider-Man, no me explico como es que Marvel permite que se publique una historia de tan escasa calidad como Ultimatum. Ultimates 3 me pareció una verdadera lástima considerando el talento que Loeb había demostrado, pero con Ultimatum, Loeb ha dejado de ser el mismo que escribió The Long Halloween, es sólo un tipo que cree que diálogo "cool", muertes, dibujos bonitos y escenas de acción equivalen a un buen cómic, lo cual está muy lejos de ser cierto. En definitiva, Ultimatum es probablemente el peor cómic que he leído y aunque perdí mi tiempo con él, creo que me sirve para tener una mejor perspectiva de lo que se puede esperar en este medio.

jueves, julio 23, 2009

Action Philosophers!

Cuando leí por primera vez Marvel Zombies 3 (motivado inicialmente por la genial portada que parodiaba a Army of Darkness, poniendo a Aaron Stack en lugar de Ash), me dí con la grata sorpresa de que la saga había conseguido dejar de lado las historias entretenidas pero innecesariamente dramáticas de Marvel Zombies 1 y 2 y había logrado conjugar los aspectos más terroríficos y a la vez humorísticos de una película de serie B. Cuando descubrí que Fred Van Lente había sido quien había logrado manejar adecuadamente estos elementos, decidí que tenía que seguir a este escritor, pues tenía la garantía de que su trabajo en otros cómics debía ser tan bueno como en Marvel Zombies 3.
Sin embargo, la segunda ocasión en la que leí a Van Lente no fue en un cómic de Marvel, sino en un proyecto mucho más "personal", Action Philosophers, que como su nombre indica, es un cómic acerca de los principales filósofos de la historia del conocimiento humano (y principalmente occidental). Con la garantía de que Van Lente es un talentoso escritor (y el sencillo pero llamativo estilo de dibujo de Ryan Dunlavey) y con mi interés en la filosofía, no me quedó duda de que iba a disfrutar este cómic y tras haber leído los 9 capítulos por los que está compuesto, debo decir que no me equivoqué.

Action Philosophers, publicado por Evil Twin Comics, editorial de propiedad del autor, es un interesante ejercicio en el arte secuencial, pues nos muestra uno de los pocos casos de "cómic educativo" que logra enseñar algunas ideas básicas del pensamiento humano a la vez que entretiene. La idea básica es que a través del formato cómic, el autor explica en términos simples, las ideas más importantes de pensadores tan diversos como Platón (representado por un luchador de lucha libre, con máscara y catchphrase incluidas-Plato Smash!!) o Marx (vestido como Rambo y armado con una M-60).


Es precisamente este uso del humor lo que hace mucho más llamativo a este cómico. Al ser representadas las ideas de cada autor en el marco de un cómic de acción/aventura, no sólo se hace mucho más dinámico y sencillo el aprendizaje sino que también permite que sútilmente (y a veces no tanto), los autores puedan criticar o burlarse de las diversas posiciones filósoficas que presentan (o de las reacciones que estas tuvieron en su momento). Adicionalmente, si bien un profesor de filosofía podría quejarse acerca de la omisión de determinados conceptos en determinados filósofos, las objeciones pierden fuerza cuando se recuerda que el objetivo del autor es meramente presentar, de la manera más sencilla posible, las ideas más importantes de cada pensador (para complementar el estudio, cada número incluye una bibliografía adicional que el lector puede buscar).

Independientemente de cuál sea el mejor método para enseñar filosofía o para hacerla más atractiva para el público en general, creo que Action Philosophers! es uno de los trabajos más ingeniosos que se hayan realizado como cómic. No sólo presenta de manera académicamente aceptable al pensamiento de los autores, sino que logra hacerlo de modo ingenioso, gracioso, respetuoso (la mayor parte del tiempo) y sobretodo, lo más importante, entendible y entretenido. Es difícil imaginarse a alguien riendo mientras lee a ciertos autores (Heidegger es el primero que me viene a la mente, aunque su pensamiento no fue muy desarrollado en el cómic), pero Action Philosophers! sí puede lograr ese objetivo y ello es gracias al talento de su autor, quien en definitiva es uno de los escritores más talentosos en el medio en estos momentos (su igualmente genial Comic Book Comics, que relata la historia de....los cómics, es, a pesar de sus retrasos, uno de los cómics que con mayor anticipación espero).

miércoles, julio 22, 2009

Scott Pilgrim


Tengo que admitir que a pesar de que soy un ávido seguidor de los cómics como medio, no estoy muy acostumbrado a leer algo que no sea publicado por Marvel, DC, Image o IDW; admito que soy más "cercano" al cómic de súperheroes que a temas "alternativos", pero como todo seguidor de un medio, estoy dispuesto a dejar mis prejuicios de lado y darle una oportunidad a cómics que normalmente no llamarían mi atención (como hice acertadamente con Blankets, por ejemplo). El caso de la saga de Scott Pilgrim se encuentra a término medio entre ambas tendencias (quedarme con lo que conozco o leer algo original pero que "no es mi estilo"), pues, a pesar de que las historias "románticas" sobre jóvenes (de mi edad) mucho más interesantes/cool/hip/indie que yo no me llaman mucho la atención, no puedo ignorar un cómic que retrata a su protagonista de la siguiente manera:


Con esa pequeña imagen podría resumir el encanto del trabajo de Bryan O'Malley (aunque probablemente podría escoger algo con diálogo para reflejar su excelente e ingenioso manejo de las palabras). Mezclando algunos elementos de la "cultura indie", los problemas típicos de la juventud (principalmente amorosos, pero ocasionalmente económicos, sociales y laborales) y un amplio contenido absurdo con referencias a cultura pop y, lo que llamó aun más mi atención, referencias a la cultura de videojuegos (como la imagen de Scott mezclado con el traje de tanuki de Super Mario Bros 3). El mundo de Scott Pilgrim es tan absurdo, fantástico, que es inevitable sentirse atraído por él; la relativa normalidad con la que se enfrenta a los malignos ex-novios de su interés amoroso, las situaciones ridículas en las que cae el protagonista y ocasionalmente sus amigos, todo ello se suma para hacer que una historia típica de "chico A le gusta chica B" se convierta en una aventura de realismo mágico que a su vez logra decir algunas cosas interesantes sobre como mantener una relación y hasta cierto punto (en el cuarto libro, el mejor de la saga), acerca de madurar y aprender el significado del amor (mientras te enfrentas a una half-ninja en el jardín de la casa de tu interés amoroso).

Hay ciertos aspectos de Scott Pilgrim que podría criticar (sobretodo la estupidez del protagonista que a veces resulta ofensiva para mi propia inteligencia; o la propia frialdad de su interés amoroso, lo cual en cierto modo no explica porqué el héroe hace tanto por ella), pero creo que esos detalles no logran quitarle lo interesante al cómic. El autor ha logrado que la historia más típica de todas se convierta en un producto original al incoporarle personajes llamativos, situaciones interesantes y elementos que nos hacen ver que la vida diaria se puede convertir en historias interesantes si se manejan adecuadamente los elementos "mágicos" que pueden llamar la atención de una audiencia específica. Sólo me queda esperar a que salga el último capítulo pronto y que la versión para el cine no sea tan desastrosa como suelen ser las películas de cómics (afortunadamente, confio en el talento de Edgar Wright).

viernes, julio 10, 2009

The Life and Times of Scrooge McDuck

Casi todos los cómics que he comentado hasta ahora han sido de súperhéroes (o de terror/ciencia ficción). Hoy quiero hacer algo completamente diferente, comentando uno de mis cómics favoritos, The Life and Times of Scrooge McDuck. Sí, Rico McPato de las caricaturas de Disney (específicamente, Duck Tales). Si bien puede parecer algo "infantil" considerar el trabajo de Don Rosa con este personaje como uno de los mejores del medio, creo que darle cualquier otra denominación sería injusto con un personaje, un autor y en general, una obra tan notable como la que comento ahora.

Disney suele recibir poco aprecio en estos días, ya sea por su cantidad innecesaria de secuelas de sus clásicos animados, la inevitable hipocrecía entre los mensajes nobles de sus historias comparados con la manera en que se desarrolla su actividad empresarial, lo repetitivo e infantil que pueden ser sus películas y, en el peor de los casos, la cantidad de "estrellas" adolescentes que ha creado a través del terrible Disney Channel. Sin embargo, remitirnos a lo que he mencionado para restarle valor a una de las principales fuentes de obras notables de la cultura occidental es bastante injusto; no podemos ignorar el valor histórico de Blancanieves ni la calidad de The Lion King o Toy Story. Además, a pesar de todo lo que se pueda decir sobre los personajes de Disney, en muchas ocasiones suelen ser comentarios poco informados o que sólo toman en cuenta las características más conocidas del personaje (Scrooge McDuck suele ser víctima de esto).

Una de las maneras como Disney logró "humanizar" a sus personajes fue a través del trabajo de Don Rosa en los cómics, brindándonos geniales historias sobre la familia del pato Donald, en especial sobre su tío, Scrooge McDuck, definitivamente, el personaje favorito del autor. Es así que para demostrar que Scrooge es más que un tipo tacaño y ambicioso, Don Rosa escribió lo que probablemente sea el mejor cómic de Disney y uno de los mejores que he leído, The Life and Times of Scrooge McDuck.

Quienes hayan crecido en los 90s como yo recordarán la caricatura Duck Tales, la cual narraba las aventuras que Scrooge y sus sobrinos tenían, enfrentándose a diversos villanos que de algún modo querían apoderarse de la fortuna de Scrooge. Además de su pegajoso opening, Duck Tales era un programa interesante porque siendo una caricatura para niños, presentaba historias ingeniosas y entretenidas, que se remitían al trabajo de Carl Barks con los personajes (Barks es el creador de Scrooge y uno de los principales autores de cómics de Disney). Pero la obra de Don Rosa no se basa en las aventuras que vimos en los 90s, sino que se remite al pasado de Scrooge, muchos años antes de que Huey, Dewey y Louie dejaran de vivir con su tío Donald.

Don Rosa nos presenta a Scrooge McDuck, de sólo 10 años de edad, el único hijo hombre de una familia caída en desgracia a fines del siglo XIX en Escocia. Es en este ambiente en el que se generan las situaciones que moldearan al personaje para toda su vida, particularmente su voluntad de trabajar más duro que los demás y lograr sus metas honestamente. Es así que con la meta de tener éxito, el joven Scrooge se embarca a America donde vive diversas aventuras (históricamente acertadas pues Don Rosa, a diferencia del autor promedio, se preocupa por investigar cada detalle del ambiente de sus historias, aunque en ciertas ocasiones suele ignorar datos menores que perjudicarían innecesariamente a la trama). Tras varios acontecimientos, fracasos y aventuras diversas, Scrooge llega al Norte de América, a inicios de la fiebre de oro en ese lugar y tras mucho esfuerzo y obstinación, enfrentándose a los típicos aprovechadores y un prestamista deshonesto, finalmente logra su meta y encuentra oro, lo que desencadena los eventos que lo convertían en el millonario que siempre quizo ser. Luego regresaría a su tierra natal (oportunidad perfecta para que el autor demuestre la hipocrecía a la que otros pueden llegar sobre el éxito ajeno) para, junto a sus hermanas, regresar a América y establecerse en Duckburg y construir la famosa bóveda que el público de Duck Tales recuerda con claridad.

Hasta este punto, Don Rosa nos ha mostrado cómo Scrooge McDuck pasó de ser un pequeño y empobrecido muchacho en Escocia a ser un reconocido magnate. Pero lo más interesante del relato no es el hecho de que Scrooge sea ahora un millonario, sino la manera cómo logró su meta; el camino es mucho más llamativo que la meta. Es así que vemos cómo a través de negocios fallidos (como invertir en un barco justo cuando comienza a desarrollarse el ferrocarril o llegar tarde a la fiebre de oro del oeste americano, África y Australia), enfrentamientos con aprovechadores (criminales comunes como los Beagle Boys, rivales de la familia como el clan Whiskerville o rivales personales como Flintheart Glomgold) y otros eventos que enfatizan las características del personaje, es decir, no importa cuán fácil sea aprovecharse del trabajo ajeno ni cuántos problemas traiga esforzarse honestamente, nada de eso desmotiva a Scrooge McDuck, quien se esfuerza largo tiempo hasta lograr su objetivo. Este es el aspecto más interesante del personaje, algo que usualmente no se ve en las historias que lo muestran en el "presente"; si bien suena un poco cliché e idealista, el mensaje que Don Rosa nos da en esta obra acerca de cómo el trabajo duro es la mejor forma de lograr lo que queremos, es un mensaje bien desarrollado, encaja perfectamente en la trama y define la personalidad del personaje (sin dejar de lado que el mensaje es por sí mismo bastante importante y cierto, en mi opinión).

Sin embargo, creo que lo mejor y a la vez más dramático del cómic viene en sus últimos capítulos, aquellos que nos muestran al Scrooge más "tradicional", aquel que le hace homenaje al Ebenezer Scrooge de Dickens, el millonario que está más interesado en hacer más dinero que en sus seres queridos que lo han apoyado desde un inicio. Es en este punto que Don Rosa narra la única instancia en la que Scrooge hizo uso de técnicas poco éticas, nobles o justas para lograr su cometido (forzando a que una tribu africana abandone sus tierras contratando a un grupo de matones para asustarlos y luego engañando a su líder para que éste le venda las tierras sin saber que lo hacía con el sujeto que los expulso de éstas). Esta historia marca el fin del "humor" que se había desarrollado hasta ese momento, mostrándonos el peor lado de Scrooge y en general, de la ambición. A pesar de que el personaje se da cuenta de lo mal que ha actuado y de la pérdida de la buena imagen que tenían de él sus hermanas, ello no evita que prefiera pasar varios años acumulando mayores riquezas antes que reconciliarse con su familia. Cuando Scrooge finalemente regresa a Duckburg y recibe una cálidad bienvenida de parte de su familia, éste ignora a su familia y prefiere dar órdenes y quejarse de la gente que quiere aprovecharse de su fortuna. Los eventos que siguen son probablemente los más tristes y a la vez mejores del cómic: luego de confrontar a sus hermanas, Scrooge regresa a administrar su negocio y Donald (siendo un pato pequeño todavía) patea a su tío por su insolencia. Esto lleva a Scrooge a recordar los momentos importantes que paso con su familia, pero, así como ocurrió antes en África, su reflexión se pierde cuando se da cuenta de que es el "hombre" más rico del mundo.

El último capítulo de la historia ocurre muchos años en el futuro y nos muestra a un Scrooge retirado y más amargado, mucho más cercano a la imagen negativa que suele asociarse al personaje. Es en esta última historia donde el personaje, gracias a sus "sobrinos", finalmente logra redimirse, no sólo dándose cuenta de lo importante que es su familia, sino finalmente recordando todas las experiencias por las que pasó para llegar a ser el "hombre" más rico del mundo; Scrooge se da cuenta de que para él, el dinero es importante no sólo por su valor económico, sino por el esfuerzo y por lo que tuve que vivir para conseguirlo.

A lo largo de 12 capítulos, Don Rosa hace algo aparentemente increíble al tomar un personaje aparentemente plano y darle profundidad e historia. Tomando referencias hechas por Carl Barks en su trabajo y mucha investigación en geografía e historia, Don Rosa relata una de las historias más conmovedoras que he leído, mostrándonos primero cómo el trabajo duro y honesto puede llevarnos a lograr nuestras metas, y luego, que a pesar de nuestro éxito, no debemos olvidar a quines estuvieron ahí por nosotros ni tampoco perder de vista la razón de tanto esfuerzo. The Life and Times of Scrooge McDuck puede parecer una historia para niños, pero el trabajo de Don Rosa puede ser apreciado por personas de cualquier edad porque la temática y el mensaje son universales, además, cuestiones de edad no deberían desincentivar que alguien aprecie una obra de arte como ésta. Definitivamente no me puedo avergonzar al decir que uno de los mejores cómics que he leído es acerca de un personaje de Disney, The Life and Times of Scrooge McDuck es una historia demasiado buena como para sentirse avergonzado de haber disfrutado su calidad artística.